jueves, diciembre 24, 2009

Gracias por todo lo que nos das...

¡Gracias! Por enseñarme todos los días de mi vida lo importante de cada momento.
Es majestuoso advertir que todo este mundo se rige bajo reglas que no siempre son visibles a nuestros ojos.

Reglas que llevan a la perfección.

Todo es parte de esa perfección que muchas veces no comprendemos…
¡Pero EXISTE!

Me maravillo a cada paso por las cosas hermosas que puedo ver.
Me asusto cuando hay otras tantas que no entiendo.
Pero se que estás... Siempre... en cada momento y lugar.
Y te agradezco por ello.

Gracias por toda la gente que tengo a mi alrededor... familia, amigos, conocidos, vecinos.
Gracias por todo ese amor que me llega a través de ellos.

Te pido para cada persona del mundo amor, felicidad, paz, entereza, capacidad de aceptación y comprensión.
Sé que cada uno decide el rumbo de su vida. El destino nos muestra las opciones...
Nosotros elegimos cual tomar…

Y en esa decisión va el resto de nuestras vidas.-

Que en esta navidad, cada uno pueda elegir con certeza como seguir
¡Felices fiestas para todos!

jueves, diciembre 10, 2009

Todos Podemos...

Siempre he creído que en cada persona existe una enorme fuerza, la cual es tan maravillosa y grande que con un poco de nosotros mismos podemos hacer mucho, y así marcar la diferencia de nuestra realidad y la de los demás.

Me refiero a la forma de actuar con los demás, si, a esa forma de poder llevar alegría, apoyo o consuelo a la vida de nuestros semejantes, saber y darse cuenta de que el más mínimo gesto de apoyo o detalle para con los demás es la retribución más grande del mundo, hoy el hablar con nuestras personas queridas, hacerles sentir que estamos cerca, y escuchar sus logros o sinsabores, da la más grande de las satisfacciones, no debemos de esperar a dar una palabra de aliento, de agradecimiento o de decir un te amo, teniendo en cuente que el tiempo es un enemigo que nunca se detiene.

Tener fe en que nosotros somos parte de la diferencia es ir cambiando en pequeña gran medida el entorno a nuestro alrededor, saber que por más dificultades y adversidades siempre estará esa enorme fuerza interior que nos dará la seguridad de que siempre hicimos lo correcto cuando dedicamos un pequeño gran espacio a nuestros semejantes.

Hoy llevar a cabo esto me ha dado la más grande de las satisfacciones, la cual es contar con grandes amigos, grandes seres humanos que entienden el enorme poder dentro de sí mismos al creer y apoyar con palabras o pequeños detalles a la gente que está a su alrededor.

No me doy por vencido si alguien no cree lo que aquí les comento, al final de cuentas soy un soñador que cree que toda negación es un impulso para seguir adelante día a día y seguir creyendo con mucha más fuerza que el cambio puede ser posible si viene desde lo más profundo de nosotros mismos.

Recientemente alguien me dijo, unas palabras de las cuales creo se desprende todo lo que aquí he escrito, ellas fueron “hiciste mi día”, y después de analizarlo, creo que fue al contrario, dado que la felicidad de la gente no se compra ni se obtiene, sólo se busca la mejor forma de llevarla a la persona indicada en el momento indicado.

Hoy también, te invito a ti a que trates y creas que con los más mínimos detalles de tu persona hacia tus semejantes marcaras y modificaras todo a tu alrededor.

Date hoy, la enorme oportunidad de tener satisfacciones tan grandes que el tiempo no pueda borrar, atesóralos, y cada vez que los evoques dibujes una sonrisa en ti.

Una vez alguien dijo que “En los pequeños detalles se encuentran las grandes satisfacciones de la vida”

Y sí, al final de cuentas soy un terco soñador, porque sigo creyendo que si es posible, adelante, te invito, inténtalo hoy.

sábado, septiembre 12, 2009

Sera verdad que me amas...???

¿Será verdad que me amas? ¿Será verdad que no vivirías sin mí? Son preguntas que me he hecho a mí mismo pues el sentimiento es importante en el amor… Es tan sólo un momento es tan sólo un instante cuando tu amor recorre mi ser y aparece cual destello alumbrando mi alma, sin embargo… ¿Será que soy alimento de tu ego? Pues después de quererme

me apartas como si sólo fuera algo más y yo me voy con tu mentira, entre brazos, haciéndome creer merecedor de tu amor, creyendo que sólo necesitas un momento a solas para pensar…

Y yo esperando como un simple mendigo las limosnas que llega a darme tu corazón, esperando con afán algún día dejar de amarte y poder irme de tu lado para no sufrir más esta soledad que tú has provocado…

miércoles, julio 29, 2009

Los Celos

En todo este tiempo mis relaciones siempre estuvierón plagadas de Celos, ya sea por parte mia o de mis ex-parejas, siempre necesite una conversación con alguien para hacerme ver la forma de comportarme, ahora puedo decir convencido que los celos no forman mas parte de mí , al menos no de la misma forma que antes, hoy veo las cosas desde un punto de vista totalmente diferente, este pequeño curso me ayudo de mucho, espero sea lo mismo para ustedes, lo comparto para que les ayude de alguna forma o al menos para darse cuenta de como los celos terminán quebrantando una relación.

Los celos en la pareja, ponerse en el lugar de otro, saber por qué se siente celos y para qué, autoestima, sentido del humor...

Este pequeño curso nos introduce en una problemática humana y aparentemente razonable en la vida de relación: los celos. Aquí, algunas pautas para superarse y así tener una vida más placentera.

Capítulo 1: Por qué sentimos celos

Siempre escribo que las relaciones humanas son complejas. Nos enamoramos y perdemos el control de nosotros mismos y de nuestra realidad. Es un estado ideal pero definitivamente, debemos tener en claro que mientras el romance se extienda en el tiempo, debemos alimentarlo, fortalecerlo y llevarlo con total alegría. Sin dudas que sentir celos nos hace sentir miserables e inseguros. Algunas veces se convierte en una tortura interior o se exterioriza con violencia verbal o física. Titulares en periódicosde hechos macabros, siniestros y tristes han tenido su origen en los celos enfermizos. Pero me explayaré solamente para las personas con una conducta normal, sin patologías. Ese campo, es exclusivo para profesionales de la salud y con un conocimiento científico sólido.

Desde que nacemos, pertenecemos a un mundo inseguro. El ser humano tiene incertidumbres. La única certeza es la muerte. Pero... somos seres inteligentes ( más de una vez lo he afirmado ) y es posible superar cualquier obstáculo. Las incertidumbres nos alteran la conducta, nos llenan de preocupaciones y pensamientos negativos y nuestra esencia se va transformando. Estamos más irritables e intolerantes y en ese ámbito, desarrollamos los sentimientos más oscuros que, definitivamente, no nos permiten pensar con claridad. En esa oscuridad, los celos toman partido y nos invaden. Tenemos celos porque nuestro espíritu es cerrado y mezquino. Nuestra mente está limitada y ahora, somos observadores y jueces del otro. Recuerden que los celos han destrozado parejas! Sentimos celos porque somos intolerantes al mundo exterior.

No permitimos que el otro se exprese o simplemente mire con sus ojos. Acaso nosotros no hacemos lo mismo? Pero no lo expreso con aires de venganza, solamente para hacer una simple comparación. Sentir celos no nos libera. No nos hace mejores personas. No nos permite ser libres y transitar cualquier vía con tranquilidad. Siempre estamos sigilosos, esperando la reacción del otro ante cualquier estímulo para echar a perder unas vacaciones, un evento, un día de campo... Sentimos celos y nos sentimos frustrados por todo aquello que no poseemos o perdimos. Generalmente, celamos la imagen física de un ser de nuestro mismo género si el otro aprecia belleza. Celamos la juventud, las largas piernas, la delgadez, los senos falsos. Celamos el color de los ojos y el cabello largo. Celamos la actitud femenina y celamos todo aquello diferente a nosotros. También, en ese combo, los celos se extienden a las cosas materiales, a nuestras ropas, a nuestro hogar, a nuestros hijos y sigo con una lista interminable. Es momento de cambiar.

El cambio es a partir de reconocer esta debilidad y por sobre todas las cosas, fortalecerse. Nadie condena a la persona celosa. Solamente, es un intento de mejorar las relaciones humanas porque, en mi creencia, todo ser humano tiene derecho a ser feliz.

Capítulo 2: Para qué sentimos celos

Esta pregunta, se relaciona con las consecuencias de la típica escena de celos. No nos hemos preguntado alguna vez por qué desatamos tanta ira y luego, sentimos tristeza y vacío? Tomamos conciencia que perjudicamos a un ser querido y el sabor amargo no se endulza en un solo día... Luego de una escena de celos, el otro comprende nuestra personalidad y nuestro comportamiento. Toma distancia. Reconoce nuestra debilidad y entonces, especula con ella o con el tiempo, se aleja definitivamente. Nos convertimos en personas con un comportamiento previsible y entonces, cada vez es más difícil compartir ambos mundos. Son justificados los celos? Necesitamos sentir celos? Para qué? Cuál es la finalidad? Nos garantiza una mejor vida de relación?

A partir de estos interrogantes, los invito a reflexionar y elaborar una conclusión. Pienso que la mayoría de las personas considera ahora que los celos son sumamente destructivos para la vida en pareja, para la vida familiar y también, el ámbito laboral. No necesitamos alimentar nuestro espíritu con celos. Son sentimientos negativos. Nos llena de dudas y nos encierra en una serie de suposiciones que se convierten en realidades.

Principalmente, necesitamos estar bien con nosotros mismos. Nunca aprendemos la lección. Si tenemos claridad en los pensamientos, si sabemos que una relación afectiva nos va a alimentar y nos va a completar, entonces hagamos que funcione de una forma armoniosa y maravillosa. Si tenemos la capacidad de comprensión para el otro, si estamos listos para brindar desinteresadamente, si podemos fortalecernos con los errores, si podemos ser más tolerantes... entonces estamos en condiciones de iniciar o continuar con nuestra relación. No más planteos, gritos, escenas. Nos desubican y, buceando en el fondo de nuestros corazones, nos provoca una inmensa tristeza.

Capítulo 3: Evaluar quién soy y qué representamos para el otro

Ser seguros de sí mismos. Esa es la consigna. No juzgo conductas pero en muchas ocasiones escuché notas a personas del espectáculo por tv y se definen como " muy celosas". Qué error. Para mí, las definiciones son las afirmaciones que tenemos de nosotros mismos. Y si todos los días enfatizamos esas afirmaciones, las sobredimensionamos y damos por sentado ( de por vida ), que tenemos este comportamiento. Pienso que cuando una persona se define como celosa, el otro debería replantear el inicio de una relación!

De una buena vez, reconozcamos nuestras posibilidades y nuestras limitaciones.Tenenmos que amarnos con todos nuestros atributos y nuestros defectos pero especialmente... mejoremos nuestro carácter para que los seres que nos rodean estén felices y disfruten de nuestra compañía. Nunca olvidemos que en algún momento de nuestra vida, nos cruzamos con este hombre ( o con esta mujer ) y a partir de allí, fuimos escribiendo una historia en común. Nos transformamos en únicos y ellos fueron capaces de brindarnos amor, respeto, contención y comprensión. Para el otro, significamos mucho durante el tiempo. Algunos, nos han dado satisfacciones desde el proyecto de una vivienda, un hijo, un viaje. Fuimos elegidos por ese ser y eso, no debemos olvidarlo.

Capítulo 4: Elevar nuestro nivel de autoestima

Anteriormente hice una pequeña introducción. La autoestima es una palabra que escuchamos muy a menudo pero no podemos aplicarla. Es un concepto que no alcanzamos a interiorizar. Decimos que tenemos alta la autoestima pero después nos degradamos y nos reducimos a pensar que no nos aman porque no utilizamos botox o porque subimos unos kilos durante el último mes. Es una constante del mundo moderno. Someternos a cualquier cosa para elevar nuestro nivel de autoestima no reconociendo lo que ya poseemos que pueden ser atributos realmente valiosos y definitivamente únicos. Soy realista.

En algunas ocasiones, la magia del bisturí o de algún tratamiento nos permite mejorar la apariencia y podemos querernos más. Pero también, debemos utilizar la magia de la palabra escrita para mejorar nuestro ser interior. Con conocimiento, con nuevas afirmaciones podemos darle un brillo especial a nuestra apariencia y llenarnos de luz. Parecen palabras mágicas pero como siempre digo, todo aquello que nos permita mejorar, ser más positivos y ser más humanos, bienvenido sea! Pienso que vivimos sumergidos en nuestras rutinas grises y en consecuencia, no podemos tener espacio para nosotros mismos.

Cultivar la espiritualidad a través de lecturas, pequeños cursos, actividades humanitarias, son claves para elevar nuestra autoestima y convertirnos en mejores personas. Si somos mejores personas o tenemos la firme convicción de mejorar, milagrosamente se irán sucediendo hechos positivos en nuestras vidas. Ahora, en relación con los celos, una elevada autoestima será útil para minimizar todo aquello que antes nos angustiaba, nos incomodaba o nos hacía sentir inseguridad con el otro. No podemos vivir presos de suposiciones. No podemos vivir comparándonos. Mejor, superarnos. Mejor, centrarnos en mejorar para poder sostener en armonía nuestro pequeño gran universo.

Capítulo 5: Confiar en el otro. Celos

La base de una buena relación está en el diálogo. No importan capacidades intelectuales ni estratos sociales. Solamente la capacidad humana de amar y ser amado y dar a enterder nuestras ideas, nuestras opiniones, nuestras percepciones. Con el diálogo se disipan nuestros temores y dudas y aprendemos a confiar en el otro. Desde el principio, escribo para hombres y mujeres en general, sea cual fuere su orientación sexual y considero fundamental la relación de igual a igual, sin diferencias. Ninguno de los dos es el que domina o el dominado. Escribo sobre la relación en donde ambos cooperan para un plan común. La confianza en el otro es creer. Creer en sus palabras y sus acciones.

Una vez que accedemos a las mieles del amor, debemos alimentar esa relación con hechos y palabras todos los días. No olvidemos de amar como la primera vez. No digamos que la rutina nos ha cambiado y que ya no hay tiempo para reflotar el romance. Alguna vez, dediquemos un día especial para nosotros mismos y para el otro y recordemos lo mucho que hemos amado a ese ser que nos está mirando con dulzura.

Todos somos humanos y cometemos errores. Recuperemos la confianza en el otro y dialoguemos acerca de temas que nos preocupan. En lo personal, no es muy positivo reflotar el pasado de una persona. Los enamorados somos muy sensibles y hay hechos que nos pueden perturbar. Esto no significa que no nos interese la vida de la otra persona. Quizá, aún no estamos listos para escuchar y no reprochar. Quizá no estamos listos para escuchar y ser abiertos y definitivamente aceptar la vida del otro. Si tu pareja tuvo una vida que no es compatible con tus ideales, no condenes. Rescata las cosas positivas y si está decidido desde el corazón involucrarse contigo, entonces con paciencia y todo el amor del mundo, inicia este nuevo camino. No reprochemos. Confiemos abierta y plenamente.

Existen en el mundo personas con buena esencia. Celar el pasado y las relaciones anteriores solamente saca a la luz nuestras inseguridades, nuestras limitaciones. Y peor aún, si se involucró con otras parejas con hijos, será muy difícil comprender su mundo y sus circunstancias.Será un verdadero infierno soportar nuestros cuestionamientos día a día. Valoremos la experiencia de nuestra pareja. Siempre digo lo mismo: agradezco a todas las ex porque ellas hicieron posible que él esté aquí conmigo y sea un hombre maravilloso!

Capítulo 6: Evitar tensiones y planteos absurdos en los celos

Es verdad. Algunas de nuestras acciones parecen absurdas y sin sentido con respecto a los celos. Ocasionan tensión y distanciamiento. Echamos a perder un buen momento en un café porque él o ella miró a una persona que pasaba por ahí. Quién sabe qué cosas provocaron su curiosidad. Tampoco vamos a desplegar ningún argumento para justificar tal comportamiento. Algunas veces antes de preguntar es mejor beber el agua que acompaña el café que jamás bebemos y no dar mayor importancia a la situación. Si reiteradamente nuestra pareja se obsesiona con el mundo exterior, demostrándonos que no tiene el más mínimo interés en atender nuestra conversación o nuestras caricias... entonces, hay una cuestión de fondo que debemos resolver. Ya es entonces, un asunto afectivo más complejo y grave.... Nuestra mente es rápida.

En el momento, debemos discernir si es necesario formular preguntas o no. También, discernir si es un reclamo justo o absurdo. Los seres humanos somos sutiles. Utilicemos la sutileza para bien. No para reprochar o hacer pasar un mal momento al otro. Indudablemente será un mal momento para nosotros también porque elevaremos la voz y será un acontecimiento ridículo que el tiempo jamás borrará.

Generalmente usamos la sutileza para desentrañar las más complicadas marañas. Para buscar las respuestas que queremos y albergar más dudas aún. Aplicamos la sutileza con sed de venganza y jamás recordamos que con sutileza podemos mejorar nosotros mismos y desarrollar un mejor comportamiento. No vivamos heridos o perseguidos. Subamos la autoestima y miremos que el mundo que nos rodea es maravilloso. El hombre o mujer que hoy está a nuestro lado alguna vez nos eligió. Confirmémosle que esa elección ha sido acertada en su vida! Hagamos planteos en el momento justo. Si hemos sido heridos con algo en especial, recordemos esencialmente que debemos tener calma primero para poder ser sutiles con nuestro reclamo. Con amor y dulzura podemos aclarar todo aquello que nos incomoda.

Capítulo 7: Utilizar el sentido del humor como bálsamo curativo en los celos

En resumidas cuentas, nada es tan grave como parece. De una buena vez disfrutemos cada momento, observemos a las personas, compartamos risas y aceptemos que el mundo es variado y en cada momento, en cada lugar, hay seres humanos que por alguna cualidad o atributo físico puede llegar a captar nuestra atención o la de nuestra media naranja. No dramaticemos y echemos todo a perder. Si vamos a la playa, disfrutemos de la bendición del sol y demos mayor importancia al cuidado de nuestros niños, al bronceado parejo y a la hora adecuada para tomar sol. No estemos pendientes de todo lo que ocurre alrededor nuestro.

Si vamos a compartir una velada y justamente cerca nuestro se sienta una muchacha con un escote exhuberante... no nos preocupemos. Ella no está allí para seducir a nuestro marido. Dibujemos una sonrisa en nuestro rostro. Liberemos nuestros fantasmas y por fin, tengamos una cena romántica. En esencia, esa es una gran ocasión para celebrar el amor, abrirse al diálogo, sincerarse y elevar la autoestima. En ese momento, nosotros somos los reyes y reinas de la noche para nuestra alma gemela.

viernes, junio 12, 2009

Decido estar solo...

En mi caso, pasar muchas noches a solas conmigo mismo, me ayudado a dejar de ser una roca y poder sensibilizarme con los demás, de poder sentir el dolor que sufre el otro con su problema.
Muchas veces elegimos estar solos, solo como auto-defensa por miedo a que nos hagan daño.
Dejamos de confiar y nos encerramos en un mundo en el que tan solo creemos lo que nosotros mismos logramos, no confiamos en nadie más, porque el dolor pasado, nos hace ciegos y no nos permite arriesgarnos a tirar la aventura de conocer nuevas personas y de así no tener que enfrentar nuevas situaciones.

Cuando te pasas 2 o 3 años de tu vida solamente atendiendo todo lo que te sucedió en el pasado y no te atreves a dejar todo ese dolor y desamor atrás, pues te haces esclavo de vivir en la soledad, no eres capaz de correr nuevos riesgos, porque con el pensamiento pesimista de que saldrás herido en esta situación prefieres quedarte inmóvil y no jugar a nada…

Que triste es cuando crees que amaste a alguien y después de mucho llorar y de pasar el tiempo mirando así atrás, te das cuenta de que eso que creías no fue amor, solo fue un gran cariño que sentías por esa persona y que la quisiste mucho pero no la amaste.

Después que pasa el tiempo entiendes que esto fue una gran lección y que con esto puede ser que tengas la posibilidad de conocer la felicidad que da un amor verdadero, podrás saber que en el amor verdadero es una entrega de los 2, no es solo cuando se quiere es cuando se ama, con el sin número de defectos que tenga la persona, se acepta tal y como es, sin querer cambiarlo…

La soledad es una amiga fiel que esta presente en todos los momentos de nuestra vida, a veces es nuestra mejor consejera, la que nos abre los caminos del entendimiento, pero también muchas veces es la que nos abre el hoyo para caer en la tumba…

Otras veces estar solo nos permite conocernos muchas más y así poder reflexionar para no cometer los mismos errores del pasado, y no hacerle daño a nadie…

Hay personas que por miedo a estar solos aceptan una pareja, aún sabiendo que no la quieren o que solo siente cariño por esa persona, pero piensan que con el pasar del tiempo podría sentir amor, son cobardes por no enfrentar su soledad y por jugar con el tiempo y los sentimientos de esa persona, no es bueno quedarse parado en su pasado, pero es peor buscar olvidar ese pasado, jugando con los sentimientos de otro, por eso es mejor estar solo hasta poder superar tu tristeza.

Aprendiendo de las malas experiencias..

La vida nos pone en nuestros caminos cosas buenas y malas, también nos pone relaciones buenas y malas, a veces la persona con la que estas y crees que esa si va a ser diferente a las demás, después ves que no era así.
A veces uno demuestra interés al inicio y cuando ya es algo más formal no se le demuestra el interés a esa persona.
Nos cohibimos, o nos detenemos por miedo, o porque no queremos demostrar que en verdad nos interesa aquella persona, o por no querer volver a ser lastimados.

Uno cambia por ese tipo de circunstancias, pero no hay que generalizar, es tan lindo querer a una persona, amar, entregarle nuestro corazón, pero también corremos el riesgo de que esa persona nos traicione, no vea lo que sentimos. Pero es un riesgo.
El amor es un cariño muy sincero y puro, que solo busca el bienestar de la otra persona, la felicidad, no le exige, no le prohíbe, al contrario.

El amor es dar todo, aunque uno sabe que tal vez esa persona no lo vea en su momento, y cuando esa relación se desgasta y termina la relación, pues después se da cuenta de lo que en verdad vale la otra persona.

Uno es tan inconsciente de ello y sin querer lastimamos a esa persona, y cuando se aleja nos damos cuenta de lo que perdimos, pues a veces por nuestro orgullo no aceptamos el error y dejamos que esa persona tan querida se vaya. Hay que tomar en cuenta que tal vez algún día a nosotros nos hagan lo mismo cuando uno se enamore y entonces veremos que hicimos mal.
Antes de que pase algo así, hay que ver que esa persona sí nos quiere. Eso se ve con los pequeños detalles, con la atención que tiene hacia uno, etc.

Hay que valorar a la persona que tenemos a nuestro lado, estar siempre al pendiente de ella porque tal vez esa persona sea con la que compartamos toda nuestra vida. Y siempre entregarle el amor, el cariño, el respeto y más que todo entregarle nuestro corazón.

Espero alguna vez no equivocarme y encontrar a una persona que sepa valorar y luchar por una relación.

domingo, junio 07, 2009

Ahora soy diferente!!!

¡Sólo soy como cualquier otra persona! Vivo mi vida tratando de forjarme un mejor futuro.
Sin ninguna razón, sin ningún sentido he caminado mi corta vida. Alegría y tristezas incompletas.

¡Una vida como cualquier otra! Una vida desperdiciada con mi soledad
entre tanta gente que me rodea.

Hasta que un día me llevaste a la superficie y me sacaste de mi burbuja de agua.
Me enseñaste a caminar en un solo sentido sin pensar solo en mi futuro. Si no, en nuestro futuro. Completaste mis alegrías e hiciste que mis tristezas fueran dulces experiencias.

Me he dado cuenta que no soy como cualquier otra persona ya más.
Me he dado cuenta que entre tanta gente que nos rodea, pocos estamos completos.
Gracias por hacerme diferente de cualquier otra persona.

domingo, marzo 22, 2009

Rocas en nuestro camino...

Dios conoce a la perfección nuestras capacidades y limitaciones, nuestras fortalezas y debilidades. Como es nuestro Padre bondadoso sólo quiere que seamos felices, quiere que crezcamos en nuestras vidas en todos los ámbitos: Espiritual, psíquico, físico. Una de las tantas formas de dejar que un hijo crezca, es que afronte sus problemas y dificultades de la vida solo.

El “detalle” más lindo es que como Dios sabe muy bien cuál es nuestra capacidad de afrontar y superar las dificultades, y es un Padre bondadoso como dijimos, nunca nos haría afrontar algo que no podamos superar. En la vida normalmente interpretamos a los problemas y dificultades como si fueran “rocas” que se interponen en nuestro camino:
Hechos, sucesos que no nos dejan avanzar, nos frustran, nos desganan.
Sentimos como que nos tropezamos, caemos y nos enojamos.
Le reclamamos a Dios ¿por qué a mí?... ¿Por qué siempre a mí? Con esta postura, al levantarnos de la caída, seguimos caminando, enojados, frustrados, pensando que seguramente va a haber otra roca mas adelante, va a haber más dificultades.

De esta manera, interiormente creamos y/o afianzamos la concepción de que “Dios es injusto con nosotros” y que nos toca vivir una vida injusta. Yo te propongo una forma diferente de ver las cosas.
Sabiendo que Dios nunca nos haría afrontar algo que no podamos superar, te invito a interpretar ese problema, esa dificultad que te ahoga, como una roca que Dios puso en tu camino como un escalón para elevarte a un nivel superior (psicológico, espiritual, físico).

Dios, que es Amor, quiere que como hijos trascendamos, que signifique “trasladarse ascendiendo”. Al subir la roca (superar la dificultad) y ver el panorama en un “nivel superior” vas a poder decir ¡gracias Señor por haber puesto esta roca en mi camino!

Con esta postura vas a poder seguir caminando alegre, en ese escalón más alto rezando para que Dios te dé las fuerzas necesarias para trascender todas las rocas del camino de tu vida y decir con coraje: "Dios, guíame hacia la próxima roca".

lunes, marzo 16, 2009

La Parte mas importante...

Cuando era muy niña, mamá me preguntó cuál era la parte más importante del cuerpo.
Yo pensé que era lo más importante para nosotros, los seres humanos, entonces dije, las orejas, pues con ella puedo escucharlo todo.
Ella dijo, No.
Muchas personas son sordas. Más continúe pensando sobre este asunto.

En otra oportunidad me volvió hacer la pregunta.
Había pasado la primavera yo imaginaba tener la respuesta correcta.
Así que esta vez le dije: Mami, la parte mas importante del cuerpo son los ojos.
Ella me dijo: estás aprendiendo rápido, más la respuesta aún no es la correcta, porque hay muchas personas ciegas.

Yo continué buscando la respuesta durante mucho tiempo y siempre la respuesta era no.

Entre tanto, un día, mi abuela murió.
Todos estaban tristes.
Todos lloraban, hasta yo misma lloraba.
Ella me preguntó: Tu ya sabes cual es la parte más importante del cuerpo?
En ese momento me chocaba porqué ella me hacía esa pregunta.
Eso sólo era apenas un juego entre ella y yo.

Observando que yo estaba confusa ella me dijo: Esta pregunta es muy importante.
Muestra cómo vivirás realmente tu vida.
Para cada parte del cuerpo que vos me citaste en el pasado, yo te dije que estabas errada y yo te di un ejemplo que justificaba.
Mas hoy es un día que tu necesitas aprender esta importante lección.

Yo vi lágrimas en sus ojos.
Ella dijo: Mira querida, la parte del cuerpo más importante es "el hombro".
Yo pregunté, porqué es la que sustenta mi cabeza?
Ella respondió, no, es porque puede apoyar la cabeza de un amigo o de alguien amado cuando está llorando.

Todos precisan de un hombro para llorar en algún momento de su vida.
Yo espero que tengas bastante amor y amigos y que tengas siempre un hombro para llorar cuando precises.
Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo; sólo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino.
La felicidad espera por aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan, aquellos que tratan.

Si necesitan un hombro para llorar, aquí estoy.

lunes, marzo 09, 2009

¿Se crean las mujeres falsas expectativas con los hombres?

Por mucho tiempo me he cuestionado si las decepciones amorosas que cientos de mujeres experimentamos en el transcurso de nuestras vidas son directamente vinculadas con las falsas expectativas

¿Cómo? ¿Falsas expectativas? Sí, pues son éstas las que nos creamos en nuestras mentes alimentadas de ilusiones, sueños y deseos que generalmente no expresamos a nuestras parejas pero esperamos que en el fondo por "arte de magia" ellos las conozcan.

Y es precisamente cuando no sucede así, lo cual es muy usual, que las mujeres nos desilusionamos de nuestra pareja, pues esperábamos que su actitud, palabra o pensamiento hacia nosotras fuera diferente. Lo que no nos percatamos es que, nuestras expectativas responden a una idealización de pareja, lo cual se convierte en irreal, porque lo perfecto no existe.

Cuántas veces no has pensado cuan inteligentes y acertadas son las respuestas en los diálogos de una telenovela o libro, pues aún en los momentos más difíciles son las respuestas indicadas las cuales se evidencian más allá de las palabras. Que sencillo y satisfactorio sería si eso sucediera, pero la realidad es otra, nuestras vidas no dependen de un guión para ser actuadas, depende de tu sinceridad, confianza y expresividad para con los demás.

Si has decidido compartir el amor con alguien, deja de esperar cosas irreales, proponte al contrario a que día a día te sorprenda a ti misma con los resultados del verdadero amor. Si por el contrario, decides continuar creándote falsas expectativas, la única afectada serás tú pues para él la vida continúa mientras para ti la vida se derrumba día a día.


Wendy Campos

martes, marzo 03, 2009

El diamante que se creyó piedra...

Érase una vez, en algún lugar lejano, remoto, perdido en el tiempo y en el espacio, dos diamantes gemelos, idénticos, que viajaban en la bolsa de un gran señor que, con especial cuidado, los transportaba por un camino.
Sucedió, que sin esperarlo, este buen señor de pronto fue atacado por una banda de ladrones que persiguieron su carruaje intentando quedarse con sus pertenencias.
El señor, al ver que no podría escapar, y sabiendo que sus dos diamantes perfectos eran todo su tesoro, en un recodo del camino, mientras huía a toda carrera, los sacó de su bolsa y dándoles un beso de despedida los arrojó a un costado del camino, cerca de un árbol el cual usaría como referencia para poder volver a buscarlos.

El tema es que los dos diamantes cayeron al suelo, a la corta distancia de dos metros uno del otro, y allí quedaron, a la espera de ser descubiertos por alguien o recuperados por su señor, ya que no habían nacido sino para ser piedras de corona real.

El tiempo pasó, pasaron las horas, los días, las semanas y por último los meses y el señor jamás volvió por ellos. Los diamantes que ya estaban preocupados, comenzaron a hablar...
No nos quiso, dijo uno de ellos, no nos quiso porque no somos diamantes, yo siempre lo supe, somos rocas sin valor y por eso nos arrojó de su carruaje, claro...
¿Quién querría pedazos de piedra como nosotros?...
El otro diamante que lo escuchaba, a su vez le respondía... No, sabes que no es así, nos arrojó para protegernos, porque éramos su tesoro más preciado y si no volvió será porque algo le habrá pasado, porque jamás nos habría abandonado...

El tiempo se consumió en charlas similares... Y siguió pasando, y los diamantes siempre mantenían la misma postura, uno de ellos veía el vaso medio vacío y el otro el vaso medio lleno. Cuando los meses se convirtieron en años, el diamante positivo, por llamarlo así, el que sabía su valor, propuso...
Hagamos algo... Brillemos, con más fuerza de la habitual, brillemos hasta encandilar con nuestro brillo, así, quien pase por el camino nos encontrará y podremos por fin convertirnos en lo que soñamos, en piedras preciosas de corona real... No, le dijo el otro, tú no entiendes... Somos rocas, piedras, convéncete “piedras”
¿Entiendes? y por más que lo intentáramos jamás podríamos brillar, nadie nos querría, nadie nos valoraría, no vale la pena hacer nada, somos parte de este paisaje agreste y aquí nos debemos quedar...Frente a este desencuentro de voluntades, el diamante positivo, sin dejarse contagiar por lo que escuchaba...Comenzó a brillar, al principio tímidamente y finalmente con un brillo tan poderoso que competía con la luna, ya que atesoraba los rayos del sol durante el día y en la noche los despedía, asumiendo así su condición, reconociendo con orgullo lo que sabía que en realidad era, valorándose, esto, por supuesto, contra su entorno y la situación que al ser tan desfavorables, podrían confundirlo y hacerle ver lo contrario...

Así, el tiempo siguió su curso, y el diamante negativo se llenó de barro por las tormentas y quieto y sin brillo desapareció en la tierra, enterrado por los vientos, convirtiéndose en lo que decía ser, solo una roca más, una piedra sin valor a la que nadie iba a descubrir.

Mientras tanto, el diamante positivo seguía brillando, aprovechando las lluvias para sacarse de encima el lodo y los vientos para secarse y pulirse aún más...
Y así, un día, como todo llega, un par de ojos que pasaban por el lugar vieron un extraño, pero perfecto brillo desde lejos y al dirigirse hacia donde provenía, esos ojos pudieron comprobar que se trataba de un hermoso y perfecto diamante.

¡Oigan!... gritó, he encontrado la más perfecta joya, este ha sido un regalo de ¡los dioses! la llevaremos para que la ¡instalen en mi corona! Sí, aunque no sé pueda creer, esos ojos pertenecían al rey del lugar, un señor que por fin le dio al diamante el lugar que merecía, cumpliendo su sueño de convertirse en hermosa piedra preciosa de corona real... Y aquí terminó la historia... Ah, ¿quieres saber que pasó con el otro diamante...?
Cuando sintió que su hermano gemelo era rescatado, quiso brillar también, pero tanto tiempo había estado convencido de no Ser un diamante, tanto se había dejado llevar por la mala situación, que se olvidó de cómo hacerlo y allí quedó...

Inmerso en la cárcel del olvido, una cárcel que fabricó día tras día y en la cual el mismo se encerró. Y esta cárcel fue ni más ni menos el ignorar quien era realmente, no saber valorarse, porque un diamante no deja de ser diamante porque alguien lo arroje, un diamante no deja de ser precioso, de tener valor, por estar perdido en el desierto, por estar solo.
Un diamante siempre es un diamante.

Por eso, esta historia es para tí, porque cuando ves que nadie parece valorarte, cuando ves que nadie parece ver en tí lo que eres, lo que puedes ser, lo que puedes dar... Nunca olvides tu condición natural, eres un diamante y lo sabés y lo que importa es eso y que jamás dejes de brillar...
Eres un diamante y no importa quien lo crea, si te sirve yo lo creo, pero lo importante es que lo creas y lo asumas en tu interior.

Eres un perfecto diamante, pero igual que todos, no te dejes convencer de lo contrario, por nadie ni por nada, sigue adelante recuerda quien eres y nunca dejes de brillar.
Jamás te inviertas en piedra, brilla, porque tarde o temprano pasará un rey, o una reina, alguien entendido, que quedará encandilado con tu brillo, que te valorará y que, en definitiva, sabrá apreciarte como el tesoro que realmente eres...

Y tu, de quién crees que es la culpa?

Algunos dicen que los hombres son los culpables no supieron llevar el sustento a su hogar, algunos dicen que desapareció la responsabilidad y muchos se marcharon a recorrer nuevas playas donde anclar, dejando sin perjuicios su hogar, algunos dicen que los valores no se inculcan desde pequeños a los infantes y no saben valorar y respetar a una mujer.

Se dice que las mujeres son las culpables, se cansaron de atender sumisas e ingenuas a sus esposos, se dice que la vanidad las invadió no les preocupa si hay para comer lo importante es que se vean bellas y llamativas, se dice que la liberación femenina terminó con los hogares, querían hacer lo mismo que los hombres.
Se dice que las mujeres no tienen los mismos valores se volvieron superficiales, pasó a segundo plano ser madres de tiempo completo.

Otros dicen que la culpa es del gobierno, con el sueldo mínimo no se alimenta una familia y la mujer en vez de preparar la comida, lavar, planchar, coser y vivir cada minuto pendiente de sus hijitos debe salir de la casa y rebuscarse el dinero para apoyar a su esposo.

Otros dicen que la sociedad es corrupta y solo quiere exprimir la mente de las personas que no tengan tiempo para dedicar a Dios ni a sus pequeños hijos que se crían solitos.

Otros dicen que definitivamente la culpa es la falta de miedo, miedo a ese Dios en los cielos, ese respeto a la vida, falta de miedo a esa idea general que algún día juzgará a vivos y muertos, creemos que no llegará el juicio final y que todo lo que hacemos es bueno.

Yo creo que la culpa es de todos dejamos que la marea nos lleve sin pensar que moriremos, dejamos que los vientos fuertes quebraran nuestras paredes y derrumbara nuestros hogares, dejamos que la ilusión de los vicios se apoderara de nuestra razón, dejamos que los momentos vanos manejaran nuestras vidas sin ninguna dirección, dejamos que la injusticia reinara, no movimos un solo dedo por evitar el dolor la tragedia…

Dejamos que la vida pase tan ligera sin detenernos a orar y agradecer a ese ser superior, dejamos que los lujos y joyas fueran más importantes que los sentimientos y el amor, dejamos que la lujuria reinara en nuestros corazones olvidándonos del amor, dejamos que el dinero comprara hasta la conciencia ignorando que nuestro padre interior lo sabe todo.

Dejamos que mandaran en nosotros, debemos tomar las riendas de nuestras vidas, dirigir la carreta, hacer un pare pensar muy en silencio que queremos adquirir de nuestros días, que al momento de morir no nos quede remordimientos si pecamos arrepentirnos a tiempo, sí juzgamos no volverlo hacer, no somos nadie para hablar de alguien…

Sí mentimos decir la verdad aunque sea dolorosa la mentira es venenosa, todos nos equivocamos y todos somos pecadores entonces porque hablar de nuestro hermano.

jueves, febrero 19, 2009

Renazcamos Diariamente...

Podemos cambiar nuestras vidas si en verdad eso queremos, no hagamos responsables a los demás de nuestros errores, porque cuando estamos solos sabemos muy bien a quien culparemos, no dejemos que sean las circunstancias las que dominen nuestro presente porque a fin de cuentas nosotros podemos cambiar el momento actual.

Hagamos del hoy algo diferente, que permita que nuestra vida tome otro curso dentro del ancho caminar de la misma, sólo, nosotros somos responsables de poder cambiar nuestro aquí y nuestro ahora, levántate hoy mirando la vida con una nueva canción de amor y más que amor con una nueva esperanza sabiendo que tú puedes cambiar tu vida y la de otros.

lunes, febrero 16, 2009

Gracias soledad...

Hoy estoy solo de nuevo aquí, tratando de saber por qué, por qué no hay alguien a mi lado, alguien que me haga sentir, alguien que me devuelva la ilusión de vivir.

Hoy de nuevo estoy solo y alejado del mundo, de mi mundo, de ese mundo que tanto daño me hace pero del que necesito tanto para vivir.

Hoy descubrí que mi soledad me hace fuerte, me hace pensar, me ayuda a seguir y a encontrarme nuevamente en donde alguna vez me perdí, estar solo me alienta a encontrar los motivos para disfrutar de mi vida, para darme cuenta de que solo necesito de mi, de mi plenitud y de mi valor para ser feliz;
porque gracias a ti soledad hoy se que no te quiero en mi vida
y se que sin importar cuantas veces te presentes ante mi, lograré hacerte a un lado y sabré que es el momento de buscarme nuevamente y entonces te volverás a ir.

Pero gracias soledad porque también descubrí que me haces falta.

lunes, enero 05, 2009

Corazòn de montaña...

Había una vez un niño muy chiquito
que era la burla de todos sus compañeros de la escuela
a causa de su pequeña estatura.
Su nombre era Manuel.

Cuando todos salían al recreo a jugar con la pelota,
nadie quería jugar con él; cuando jugaban a las escondidillas,
nadie lo quería buscar; cuando alguien cumplía años,
nunca lo invitaban: y cuando él cumplía años, nadie iba a su fiesta.

La vida de Manuel era muy solitaria y triste.
Todas las noches, antes de acostarse,
hacía oración y le decía a Dios:
Papito Dios, yo sé que Tú eres muy bueno
porque me lo ha dicho mi mamá,
pero no entiendo por qué si tanto me quieres,
me hiciste tan chiquito de modo que mis amigos se burlan de mí.

¡Cómo quisiera ser tan alto como una montaña
para que todos me respeten y me quieran.
¿Algún día me vas a hacer crecer tan alto como una montaña?
Y esperaba por unos minutos, arrodillado al lado de su cama
para ver si Dios le contestaba.
Nunca había escuchado la respuesta de Dios pero,
aún así, volvía a preguntarle cada noche lo mismo.

Esta bien, papito Dios. No tienes que contestarme ahora,
si quieres, mañana me respondes.
Y Manuel se dormía profundamente.
Un día, mientras todos los niños
jugaban a la pelota en el jardín de la escuela,
se escuchó el grito de uno de ellos.

Todos se paralizaron y buscaron el origen de aquél grito.
Nadie sabía quién había gritado
y no se veía a ningún niño asustado o llorando.
De pronto, se escuchó nuevamente el grito desesperado de un niño,
sólo que ahora sí sabían de dónde provenía el lamento.
A unos cuantos metros de ahíhabía unas pequeñas zanjas que fueron abiertas
para instalar unas tuberías para transportar el agua y,
por lo visto, alguien había caído en una de ellas.
Todas se agolparon a la orilla de la zanjas
pero no podían ver al interior,
sólo podían escuchar el llanto del niño que había caído en el pozo.

Era un chiquillo que acababa de entrar a la escuela
y apenas tenía cuatro años de edad.
Inútilmente, profesores
y jóvenes de secundaria intentaron sacar al niño.

Eran muy grandes y no cabían en el orificio de la zanja.
Entre los niños que se habían juntado para presenciar el accidente
se encontraba nuestro amigo de baja estatura.
Él veía todo el revuelo y la conmoción pero, sobre todo,
escuchaba el llanto del chiquito que estaba atrapado
en el fondo de la zanja
y que suplicaba que lo sacaran rápido de allí.

Se abrió paso a base de empujones y llegó hasta el frente.
Luego, con voz temblorosa, dijo:
Yo puedo entrar, Nadie lo escuchó,
todos gritaban llenos de impaciencia y nerviosismo.
Yo puedo entrar!, gritó Manuel, y el silencio invadió el ambiente.

Todos voltearon a verlo
y reconocieron que Manuel era la única solución.
Manuel se metió a la zanja y consoló al pequeño,
después lo tomó por la cintura y lo elevó hasta sus hombros.
El niño logró salir con unos cuatro rasguños y moretones.
Cuando Manuel salió, una muchedumbre lo vitoreaba y coreaba su nombre.
Uno de sus compañeros de clase se acercó a él y le dijo,
mientras le daba unas palmaditas en la espalda:
Manuel, eres pequeño de estatura pero lo que hiciste hoy
nos demuestra a todos
que tienes el corazón del tamaño de una montaña.

Manuel elevó sus ojos al cielo y sonrió agradeciendo.
Sabía que tarde o temprano me ibas a contestar,
dijo con alegría y entró al salón de clases con sus nuevos amigos

viernes, enero 02, 2009

El Dulce sabor de una Mujer Exquisita...

Si aún no ha pasado el bisturí por tu piel, si no tienes implantes de silicona en alguna parte de tu cuerpo, si los gorditos no te generan trauma, si nunca has sufrido de anorexia, si tu estatura no afecta tu desarrollo personal, si cuando vas a la playa prefieres divertirte en el mar y no estar sobre una toalla durante horas, si crees que la fidelidad sí es posible y la practicas, si sabes cómo se prepara un arroz, si puedes preparar un almuerzo completo, si tu prioridad no es ser rubia a como de lugar, si no te levantas a las 4:00 a.m. para poder alcanzar a hacerte el blower, si puedes salir con saco de sudadera tranquila a la calle un domingo sin una gota de maquillaje en el rostro...

ESTÁS EN VÍA DE EXTINCIÓN.... BIENVENIDA! EL DULCE SABOR DE UNA MUJER EXQUISITA

(Por Gabriel García Márquez)

Una mujer exquisita no es aquella que más hombres tiene a sus pies, si no aquella que tiene uno solo que la hace realmente feliz.

Una mujer hermosa no es la más joven, ni la más flaca, ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo, es aquella que con tan sólo una franca y abierta sonrisa y un buen consejo puede alegrarte la vida.

Una mujer valiosa no es aquella que tiene más títulos, ni más cargos académicos, es aquella que sacrifica su sueño temporalmente por hacer felices a los demás.

Una mujer exquisita no es la más ardiente (aunque si me preguntan a mí, todas las mujeres son muy ardientes...
Los que estamos fuera de foco somos los hombres) sino la que vibra al hacer el amor solamente con el hombre que ama.

Una mujer interesante no es aquella que se siente halagada al ser admirada por su belleza y elegancia, es aquella mujer firme de carácter que puede decir NO.

Y un HOMBRE........
UN HOMBRE EXQUISITO

Es aquel que valora a una mujer así......

Que se siente orgulloso de tenerla como compañera....

Que sabe tocarla como un músico virtuosísimo toca su amado instrumento...

Que lucha a su lado compartiendo todos sus roles, desde lavar platos y atender tripones, hasta devolverle los masajes y cuidados que ella le prodigó antes...

La verdad, compañeros hombres, es que las mujeres en eso de ser 'Muy machas' nos llevan gran recorrido...

Qué tontos hemos sido -y somos- cuando valoramos el regalo solamente por la vistosidad de su empaque.

¡Tonto y mil veces tonto el hombre que come mierda en la calle, teniendo un exquisitímo manjar en casa.

Gabriel García Márquez