martes, octubre 21, 2008

Aprendí y decidí...

Después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar.
Decidí no esperar las oportunidades, sino buscarlas.
Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.
Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis.
Decidí cada noche como un misterio a resolver.
Decidí ver cada día como una oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival son mis propias debilidades, y que en ellas se encuentran la mejor forma de superarme. Dejé de temer perder, y empecé a temer no ganar.
Descubrí que no era el mejor, y que quizás nunca lo fui.
Me dejó de importar quién ganara o perdiera; ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Aprendí que el mejor triunfo es tener el derecho de llamar a alguien "amigo".
Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, es una filosofía de vida.
Dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi tenue luz de este presente.
Aprendí que de nada sirve ser luz, si no vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar muchas cosas, y aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.

Desde entonces no duermo para descansar, sino para soñar.

martes, octubre 14, 2008

Que existe y que No…

Alemania inicio del siglo 20
Durante una conferencia con varios universitarios, un profesor de la Universidad de Berlín...… propuso un desafío a sus alumnos con la siguiente pregunta:
"¿Dios creó todo lo que existe?"Un alumno respondió, valientemente: Si, Él creó…
¿Dios realmente creó todo lo que existe? Preguntó nuevamente el maestro. Si señor, respondió el joven.

El profesor respondió: "Si Dios creó todo lo que existe, ¡entonces Dios hizo el mal, ya que el mal existe! Y si establecemos que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, ¡entonces Dios es malo!!"
El joven se calló frente a la respuesta del maestro, que feliz, se regocijaba de haber probado, una vez más, que la fe era un mito.

Otro estudiante levantó la mano y dijo: ¿Puedo hacerle una pregunta, profesor?Lógico, fue la respuesta del profesor.
El joven se paró y preguntó: Profesor, ¿el frío existe?¿Pero que pregunta es esa?… Lógico que existe, ¿o acaso nunca sentiste frío?

El muchacho respondió: "En realidad, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en verdad es la ausencia de calor. Todo cuerpo o objeto es factible de estudio cuando posee o transmite energía; el calor es lo que hace que este cuerpo tenga o transmita energía".

"El cero absoluto es la ausencia total de calor; todos los cuerpos quedan inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Nosotros creamos esa definición para describir de que manera nos sentimos cuando no tenemos calor."

Y, ¿existe la oscuridad? Continuó el estudiante.
El profesor respondió:Existe.
El estudiante respondió:La oscuridad tampoco existe.
La oscuridad, en realidad, es la ausencia de luz.
"La luz la podemos estudiar,
¡la oscuridad, no!

A través del prisma de Nichols, se puede descomponer la luz blanca en sus varios colores, con sus diferentes longitudes de ondas.
¡La oscuridad, no!… "¿Como se puede saber qué tan oscuro está un espacio determinado?
Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio."
"La oscuridad es una definición utilizada por el hombre para describir qué ocurre cuando hay ausencia de luz."
Finalmente, el joven preguntó al profesor:
Señor, ¿EL MAL EXISTE? El profesor respondió: Como afirmé al inicio, vemos estupros, crímenes, violencia en todo el mundo. Esas cosas son del mal.

El estudiante respondió: "El mal no existe, Señor, o por lo menos no existe por sí mismo.
El mal es simplemente la ausencia del bien…
De conformidad con los anteriores casos, el mal es una definición que el hombre inventó para describir la ausencia de Dios.
"Dios no creó el mal. … El mal es el resultado de la ausencia de Dios en el corazón de los seres humanos.
Es igual a lo que ocurre con el frío cuando no hay calor, o con la oscuridad cuando no hay luz.
El joven fue aplaudido de pié, y el maestro, moviendo la cabeza, Permaneció en silencio…
El director de la Universidad,
Se dirigió al joven estudiante y le preguntó:
¿Cuál es tu nombre?

Me llamo, ALBERT EINSTEIN.

martes, octubre 07, 2008

Sentimientos...

Sueño que estarás siempre conmigo en cada instante, en cada minuto en cada segundo de mi vida, imagino tu rostro dibujado en la luna a la luz de las estrellas acompañándome en mis sueños, en cada deseo tus ojos se dibujan en las nubes y me pierdo en tu mirada…

Mi corazón se rompe mis ojos lloran mi mente se confunde y los sueños se refunden a un lugar oscuro y sin salida… Ahogar los sentimientos tratar de olvidarte o acompañándote por siempre realidad o mentira claridad o in claridad, no lo sé… Mis sueños, mis deseos mis sentimientos y mis pensamientos serán siempre los mismos por el resto de mi vida.