jueves, febrero 15, 2007

Hay gente...

Hay gente que con solo decir una palabra
Enciende la ilusión y los rosales;
Que con solo sonreír entre los ojos
Nos invita a viajar por otras zonas,
Nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con solo dar la mano
Rompe la soledad, pone la mesa,
Sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
Que con solo empuñar una guitarra
Hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca
Llega a todos los límites del alma,
Alimenta una flor, inventa sueños,
Hace cantar el vino en las tinajas
Y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
Desterrando una muerte solitaria
Pues sabe que a la vuelta de la esquina
Hay gente que es así, tan necesaria.

miércoles, febrero 14, 2007

¿Què tanto me quiero...?

Amor propio y autoestima son elementos importantes para que cualquier persona lleve una vida satisfactoria, la base es la familia. Los padres a través del amor, la aceptación y los cuidados que les proporcionan a los hijos les demuestran lo importante que son para ellos.
Posteriormente conforme se crece, la seguridad, el valor, respeto y satisfacción de uno mismo que es como se le define al amor propio y autoestima, deben estar vinculados con el autoconocimiento. Esto significa saber cuales son tus cualidades y fortalezas pero también tus defectos y debilidades.
Si no te conoces, es porque no te interesas y probablemente no te quieras, pero si te amas, estarás dispuesto a saber de ti, a aceptarte y a trabajar para reforzar todo aquello que te hace sentir completo, pero también eliminar o cambiar todo lo que te limita.
Date cuenta de lo especial que eres simplemente por ser tú , y verás que terminarás por admirarte.
Si finalmente eres una persona dispuesta a enfrentar y solucionar tus problemas, no buscas imitar a nadie, eres creativa, extrovertida, independiente, amigable y amorosa; seguramente es por que tienes un amor propio y autoestima muy positivo y elevado. Pero si no es así, entonces haz lo cambios necesarios y toma el control de tu vida, por que sólo así tendrás el poder para alcanzar lo que desees.
Los resultados se reflejarán en ti: mostrándote como una persona feliz, positiva y segura.
En tu familia conviviendo en paz, aceptándose y queriéndose tal cual es cada uno.
En el trabajo serás más realista, comunicativo, te adaptarás a los cambios; controlando y evitando todo aquello que te estrese.
Y en todas aquellas relaciones personales demostraras que puedes ser un ser humano capaz de dar y recibir.

martes, febrero 13, 2007

Historias de amor...???

¿Por qué los escritores no escriben historias de amor?
Ya sé que salen libros “de amor” a montones, pero no me refiero a esos:
hablo de los escritores que se tienen a sí mismos por artistas.
Convengamos que más allá de excepciones que tan sólo confirman la regla
(algún Kundera, algún García Márquez, ambos distantes ya en el tiempo),
los figurones de la literatura se están cuidando del tema como si se tratase de la gripe aviar. ¿Qué pasa con el amor: es demasiado frívolo?
El mundo está lleno de amores frívolos (que sería de tantas revistas sin ellos), pero también de amores profundísimos, y creativos, y más duraderos que el mismísimo aliento.
(Una de las mejores historias de amor de los últimos tiempos la encontré en el cine: la película de Michel Gondry Eternal Sunshine of the Spotless Mind.)
¿O será que se teme que esté trillado en exceso?
Toda la experiencia humana está trillada, así como la inmensa mayoría de los
pensamientos y sentimientos de la especie,
pero eso no debería ser obstáculo para un escritor,
ya que cualquier sentimiento parece nuevo cuando el personaje está bien construido y su circunstancia es rica; si el escritor adopta el punto de vista adecuado,
puede seguir refritando Romeo y Julieta hasta el fin de los tiempos y
ser original cada vez.

La mejor historia de amor que leí en los últimos tiempos fue una novela de Audrey Niffenegger que se llama The Time Traveller’s Wife, o sea La esposa del viajero en el tiempo.
El viajero en cuestión es Henry, un hombre que sufre una extraña condición genética que “resetea” su reloj biológico y lo impulsa súbitamente hacia su propio pasado
o hacia su propio futuro.
Henry toleraría su extraño mal de buen grado si no fuese porque ama a Clare,
la esposa del título.
Y la ama a sabiendas de que su amor es en alguna medida imposible,
porque esa condición no tiene remedio y porque Henry desaparece por
temporadas en el vórtice del tiempo: por eso conoce a Clare cuando ella
tenía seis y él treinta y seis, y se casa con ella cuando Clare tiene veintidós y Henry treinta… Este mecanismo fantástico funciona de maravillas en el relato,
porque nos enfrenta a las dificultades y a las epifanías del amor real, que se verifica entre personas como ustedes y yo, que también tenemos relojes biológicos que se “resetean” de manera constante
–sólo que en un orden lineal.
Todo amor está sometido a las dificultades del tiempo, que nos modifica a diario.
Y Niffenegger logra convencernos de que el sentimiento vale la pena, aún cuando el reloj de la existencia le juegue en contra: lo efímero, cuando es bello, resulta doblemente bello.
La culpa es de San Valentín, pero la reflexión corresponde.
El trajín diario tiende a echar tierra sobre nuestros mejores sentimientos, los opaca y los posterga indefinidamente.
Aun cuando amamos a alguien que nos corresponde y que se ha convertido en nuestra pareja,
lo más habitual es que olvidemos recordarle con la debida frecuencia cuánto significa para nosotros, o que nos rindamos al convencimiento de que no sabemos o no encontramos cómo hacerlo.
Esto se vuelve una falta más flagrante en los escritores, porque la expresión de los sentimientos debería ser nuestra especialidad.
Si nosotros, que contamos con algun blog, con las formas del cuento y de la novela y con las películas, no las usamos para que nuestros amores entiendan cuánto los amamos,
¿para qué demonios nos sentamos a diario delante del teclado?
Así que ya ves, amor. Estoy tratando de enmendar mis faltas.

viernes, febrero 09, 2007

Hoy es el tiempo...

Imagina que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta la suma de U$S 86.400.
-No arrastra tu saldo día a día.
Cada noche borra cualquier cantidad de tu saldo que no usaste durante el día.

¿Qué harías? ¡Retirar hasta el último centavo, por supuesto!
Cada uno de nosotros tiene ese banco.Su nombre es TIEMPO.

Cada mañana, este banco te acredita 86.400 segundos.
Cada noche, este banco borra, y da como perdido, cualquier cantidad de ese crédito que no hayas invertido en un buen propósito.
Este banco no arrastra saldos, ni permite sobregiros.
Cada día te abre una nueva cuenta.
Cada noche elimina los saldos del día.
Si no usas tus depósitos del día, la pérdida es tuya.
No se puede dar marcha atrás.
No existen los giros a cuenta del depósito de mañana.
Debes vivir en el presente con los depósitos de hoy.

Invierte de tal manera, de conseguir lo mejor en salud, felicidad y éxito.
El reloj sigue su marcha.Consigue lo máximo en el día.

Para entender el valor de un año: pregúntale a algún estudiante que perdió el año de estudios.
Para entender el valor de un mes: pregúntale a la madre que alumbró un bebé prematuro.
Para entender el valor de una semana: pregúntale al editor de un semanario.
Para entender el valor de un día: pregúntale a los amantes que esperan encontrarse.
Para entender el valor de una hora: pregúntale a quien debe cuidar a un enfermo.
Para entender el valor de un minuto: pregúntale a una persona que perdió el último tren.
Para entender el valor de un segundo: pregúntale a una persona que evitó en un instante un accidente.
Para entender el valor de una milésima de segundo: pregúntale a la persona que ganó una medalla de oro en las olimpíadas.
Atesora cada momento que vivas.
Y atesóralo más, si lo compartes con alguien especial.

Ayer es historia.
Mañana es misterio.
Hoy es una dádiva.
Por eso es que se le llama EL PRESENTE.

miércoles, febrero 07, 2007

Época de cambios...

Hay veces que nos suceden cosas
que nos dejan tambaleantes,
como si la tierra estuviera sacudiéndose
bajo nuestros pies.

Nuestro sentido de seguridad está
siendo retado, y la tendencia
natural es tratar de aferrarnos
a lo que tenemos.

Pero éste terremoto interior es tanto
necesario como tremendamente
importante. Si lo permitimos,
uno emerge de los escombros más
fuertes y más disponible
para nuevas experiencias.

Hay que tratar de observar éstas
crisis con desapego, casi como si
estuviera sucediéndole a
otra persona.

Decir si al proceso, y encontrarnos
con él a medio trayecto.

Después del fuego, la tierra se reabastece.

Después de la tormenta, el aire es claro.

Después de la fría noche,
el sol
siempre sale, ilumina y calienta.

domingo, febrero 04, 2007

No te preocupes...

No te preocupes en tener el brillo de la luna.
Tú ya tienes tu propio valor.
Dios te concedió el Don de la vida.
Aprovecha este presente y brilla.
No quieras hacer el agrado a todos.
Esto será imposible.
Pero trata a las personas con amor.
Y procura hablar la verdad.
Tu puedes no tener la simpatía de muchos.
Pero, tendrás el amor de todos.
Principalmente de las personas buenas.
Muchas veces las personas no hablan cuando te quieren bien.
Pero, es que la gente no siempre sabe hablar lo que siente.
Tenemos miedo del que dirán al conocer nuestro sentir.
Por esto, no sufras!!!Aprende el perdón, esto es muy bueno.
Y vivirás mejor.
Arriba de todo, puedes creer.
Las veces que olvidas.......
Tú tienes un gran valor para Dios.
Y para mí también.