martes, julio 29, 2008

Reflexiones...

Durante cuantas lunas ¿has estado afligida? ¿Acaso no estaba yo pensando en ti cuando el rostro del mundo no era sino fuego y roca? El silencio del espacio infinito solo era trastocado por el murmullo de mi anhelo desesperado.

Yo era nada y sin embargo tú lo eras todo, aunque la nada y el todo deben unirse en una sacrílega danza, arropados por las brazas sempiternas del fuego que rige al universo entero y a las pobres almas que deambulan en sus confines: inocentes de su origen, pero culpables de su camino e ignorantes de su destino.

Súbitamente eres tangible, ahora me estremezco al pensar que solo debo conformarme con el conocimiento de tu existencia física y la contemplación de tu imagen, cruel es el destino para quien demasiado espera, el deseo caprichoso mientras más intenso menos satisfecho termina.

En propósito de consuelo, para aferrarse con el alma a un pequeño rayo de luz que atraviesa la pesada penumbra q envuelve mi sentimiento, he de engañarme creyéndote mía en los etéreos planos que contienen a los espíritus, que solo se pueden presentir y nunca poseer mutuamente.

Si por haberte encontrado y sin embargo estar sentenciado como imposible este sentimiento antes de existir, he de transitar desde ahora por un profundo infierno que no es ni caliente ni frío, sino lleno de una tibieza antinatural que intenta adormecer mi deseo y hacerme creer que aquello seria algo positivo, yo haré el recorrido con fe de que todo lo que alguna vez sentí lo sentí por ti y en un instante que encierra una eternidad, porque cuando pienso en ti es como si el futuro devorara al pasado y lo que siempre será imposible…

A veces, sólo por un pequeñísimo momento parece suceder y es allí donde me entrego a la inescrutable decisión de la providencia, de habernos acercado cuando está escrito. Que lejos de mi tortuoso camino es que se encuentra tu felicidad y no hay poder humano o divino que pueda cambiar ni una sola palabra, ni una sola letra de lo que con fuego inmortal ha sido decretado por siempre jamás.

miércoles, julio 23, 2008

El Amor...

Hay momentos en la vida en que somos tímidos
para expresar el amor que sentimos.
Quizá por temor a avergonzar a la otra persona
o a avergonzarnos nosotros mismos,
dudamos en decir "Te quiero"
y tratamos de comunicar la idea con otras palabras...

Decimos "Cuídate", "No manejes rápido",
"Pórtate bien"... Pero en realidad,
estas son diferentes maneras de decir "Te quiero...",
"Eres lo más importante para mí...",
"Me importa lo que te suceda...",
"No quiero que estés mal...", etc.

A veces somos muy extraños.
La única cosa que queremos decir
y la única cosa que debemos decir,
es la única cosa que no decimos.
Y aún así, porque el sentimiento es real
y la necesidad de decirlo es tan fuerte,
usamos otras palabras
y signos para decir lo que realmente queremos decir.

Y muchas veces el significado nunca se comunica del todo,
y la otra persona se siente ignorada o tal vez no tan querida...

Por eso, debemos ESCUCHAR EL AMOR
en las palabras que las otras personas nos dicen,
algunas veces las palabras explícitas son necesarias,
pero muchas veces es más importante
la manera como se dicen las cosas...

Un apodo dicho cariñosamente porta mayor afecto
y amor que los sentimientos
que son expresados de manera poco sincera.

Un abrazo o un beso impulsivos dicen "TE AMO",
aún cuando las palabras digan algo diferente.
Cualquier expresión de preocupación
de una persona por otra dice "Te quiero".

A veces la expresión es vulgar, a veces incluso cruel.
A veces debemos mirar
y escuchar muy atentamente el amor que contienen...
Pero muy frecuentemente está allí, debajo de la superficie.

Una madre puede regañar a su hijo constantemente
por sus notas o por no limpiar su cuarto..
El hijo puede escuchar sólo el regaño,
pero si escucha atentamente, escuchará el Amor debajo del regaño.
Su madre quiere que él haga lo correcto, que sea exitoso.

Desgraciadamente, su preocupación
y amor por su hijo emergen en su regaño.
Pero también es Amor.

Una hija regresa tarde a casa, después de su permiso,
y su padre la confronta con palabras amargas.

La hija puede sólo escuchar la ira,
pero si escucha atentamente, escuchará el Amor debajo de la ira.
"Estuve preocupado por ti..." dice el padre,
"porque me importas, porque te quiero
y porque eres importante para mí..."

Decimos "TE AMO" de muchas maneras:
con regalos de cumpleaños, con notitas dibujadas,
con sonrisas y a veces con lágrimas.

A veces mostramos nuestro Amor cuando nos mantenemos en silencio,
sin decir ni una palabra, y a veces incluso hablando bruscamente.

A veces mostramos nuestro Amor a través de la impulsividad.
Muchas veces tenemos que demostrar Amor
perdonando a alguien que no ha escuchado
el Amor que hemos tratado de expresar.

El problema de escuchar el Amor
es que no siempre entendemos el lenguaje del Amor
que la otra persona está usando.

Una chica puede usar las lágrimas
o las emociones para decir lo que quiere decir,
y su novio puede no entenderla porque espera
que ella le hable en el lenguaje de él.

Por eso, tenemos que esforzarnos por realmente escuchar el Amor.
El problema con nuestro mundo
es que la gente rara vez se escucha el uno al otro.
Oyen las palabras,
pero no escuchan en las acciones que acompañan
a esas palabras o en las facciones del rostro.

O la gente sólo escucha el rechazo o el malentendido.
No ven el Amor que está allí, debajo de la superficie,
aún cuando las palabras sean amargas...

Tenemos que escuchar el amor en aquellos que están alrededor nuestro...
Si escuchamos atentamente, descubriremos
que somos muchísimo más amados
de lo que pensamos.

Escuchemos al Amor y descubriremos que,
después de todo, el mundo es un lugar muy amoroso...
El AMOR es feliz, nos hace reír, nos hace llorar,
nos hace cantar, nos hace tristes, nos hace buscar una razón,
nos hace pedir, nos hace dar, pero por sobre todo, nos hace VIVIR.

No es la presencia o la ausencia de la gente lo que hace la diferencia, porque una persona puede no estar solitaria aún cuando esté sola.

Algunas veces es bueno estar solo.
Pero eso no nos hace solitarios.
No es un asunto de estar presente con alguien.
El asunto es estar presente para alguien.

Así que recuerda: Si amas a alguien, díselo.
Recuerda siempre decir lo que sientes.
Nunca tengas temor de expresarte a ti mismo.

Aprovecha esta oportunidad para decirle a alguien
lo que significa para ti.
Aprovecha el día y no tengas reparos.
Y lo más importante:
Permanece cerca de tus amigos y tu familia,
porque ellos te han ayudado a ser la persona que eres hoy
y eso es lo más importante.

Haz la diferencia en tu día y en el de ellos.
La diferencia entre expresar el Amor
y los rencores es que los rencores a veces perduran más...

sábado, julio 19, 2008

Soy Jim reportandome...

Un sacerdote estaba dando un recorrido por la Iglesia al mediodía...al pasar por el Altar decidió quedarse cerca para ver quién había venido a rezar. En ese momento se abrió la puerta, el sacerdote frunció el entrecejo al ver a un hombre acercándose por el pasillo; el hombre estaba sin afeitarse desde hace varios días, vestía una camisa rasgada,tenía el abrigo gastado cuyos bordes se habían comenzado a deshilachar.

El hombre se arrodilló, inclinó la cabeza, luego se levantó y se fue. Durante los siguientes días el mismo hombre, siempre al mediodía, entraba en la Iglesia cargando una maleta... se arrodillaba brevemente y luego volvía a salir.

El sacerdote, un poco temeroso, empezó a sospechar que se tratase de un ladrón, por lo que un día se puso en la puerta de la Iglesia y cuando el hombre se disponía a salir le preguntó:"¿Qué haces aquí?".
El hombre dijo que trabajaba cerca y tenía media hora libre para el almuerzo y aprovechaba ese momento para rezar, "Solo me quedo unos instantes, sabe, porque la fábrica queda un poco lejos, así que solo me arrodillo y digo:"Señor, solo vine nuevamente para contarte cuan feliz me haces cuando me liberas de mis pecados... no sé muy bien rezar, pero pienso en Ti todos los días... así que Jesús, este es Juan reportándose". El Padre, sintiéndose un tonto, le dijo a Juan que estaba bien y que era bienvenido a la Iglesia cuando quisiera.

El sacerdote se arrodilló ante el altar, sintió derretirse su corazón con el gran calor del amor y encontró a Jesús. Mientras lágrimas corrían por sus mejillas, en su corazón repetía la plegaria de Juan:"SOLO VINE PARA DECIRTE, SEÑOR, CUAN FELIZ FUI DESDE QUE TE ENCONTRE A TRAVES DE MIS SEMEJANTES Y ME LIBERASTE DE MIS PECADOS... NO SE MUY BIEN COMO REZAR, PERO PIENSO EN TI TODOS LOS DIAS... ASI QUE JESUS, SOY YO REPORTANDOME".

Cierto día el sacerdote notó que el viejo Juan no había venido. Los días siguieron pasando sin que Juan volviese para rezar. Continuaba ausente, por lo que el Padre comenzó a preocuparse, hasta que un día fue a la fábrica a preguntar por él; allí le dijeron que él estaba enfermo, que pese a que los médicos estaban muy preocupados por su estado, todavía creían que tenía un chance de sobrevivir. La semana que Juan estuvo en el hospital trajo muchos cambios, él sonreía todo el tiempo y su alegría era contagiosa. La enfermera Jefe no podía entender por qué Juan estaba tan feliz, ya que nunca había recibido ni flores, ni tarjetas, ni visitas.

El sacerdote se acercó al lecho de Juan con la enfermera y ésta le dijo, Mientras Juan escuchaba: "Ningún amigo ha venido a visitarlo, él no tiene a donde recurrir".

Sorprendido, el viejo Juan dijo con una sonrisa:"La enfermera está equivocada... pero ella no puede saber que TODOS LOS Días, desde que llegué aquí, a MEDIODIA, un querido amigo mío viene, se sienta aquí en la cama, me agarra de las manos, se inclina sobre mí y me dice:"SOLO VINE PARA DECIRTE, JUAN, CUAN FELIZ FUI DESDE QUE ENCONTRE TU AMISTAD Y TE LIBERE DE TUS PECADOS. SIEMPRE ME GUSTO OIR TUS PLEGARIAS, PIENSO EN TI CADA DIA... ASI QUE JUAN, ESTE ES JESÚS REPORTÁNDOSE

martes, julio 15, 2008

El Poder de tus acciones...

Un día, cuando era estudiante de secundaria, vi a un compañero de mi clase caminando de regreso a su casa. Se llamaba Kyle.

Iba cargando todos sus libros y pensé: "¿Por que se estará llevando a su casa todos los libros el viernes? Debe ser un "traga".
Yo ya tenía planes para todo el fin de semana: fiestas y un partido de fútbol con mis amigos el sábado por la tarde, así que me encogí de hombros y seguí mi camino.

Mientras caminaba, vi a un montón de chicos corriendo hacia él.

Cuando lo alcanzaron le tiraron todos sus libros y le hicieron una zancadilla que lo tiró al suelo.
Vi que sus gafas volaron y cayeron al suelo como a tres metros de él.
Miró hacia arriba y pude ver una tremenda tristeza en sus ojos.

Mi corazón se estremeció, así que corrí hacia él mientras gateaba buscando sus gafas.
Vi lagrimas en sus ojos.

Le acerqué a sus manos sus gafas y le dije, "esos chicos son unos tarados, no deberían hacer esto".
Me miró y me dijo: "¡gracias!".

Había una gran sonrisa en su cara; una de esas sonrisas que mostraban verdadera gratitud.
Lo ayudé con sus libros. Vivía cerca de mi casa.

Le pregunté por qué no lo había visto antes y me contó que se acababa de cambiar de una escuela privada.
Yo nunca había conocido a alguien que fuera a una escuela privada.

Caminamos hasta casa. Lo ayudé con sus libros; parecía un buen chico.
Le pregunté si quería jugar al fútbol el sábado conmigo y mis amigos, y aceptó.
Estuvimos juntos todo el fin de semana.

Mientras mas conocía a Kyle, mejor nos caía, tanto a mi como a mis amigos.
Llegó el lunes por la mañana y ahí estaba Kyle con aquella enorme pila de libros de nuevo.

Me paré y le dije: "Hola, vas a sacar buenos músculos si cargas todos esos libros todos los días".
Se rió y me dio la mitad para que le ayudara.

Durante los siguientes cuatro años nos convertimos en los mejores amigos.

Cuando ya estábamos por terminar la secundaria, Kyle decidió ir a la Universidad de Georgetown y yo a la de Duke.
Sabía que siempre seríamos amigos, que la distancia no sería un problema.
El estudiaría medicina y yo administración, con una beca de fútbol.

Llegó el gran día de la Graduación. El preparó el discurso. Yo estaba feliz de no ser el que tenía que hablar. Kyle se veía realmente bien.

Era uno de esas personas que se había encontrado a sí mismo durante la secundaria, había mejorado en todos los aspectos, se veía bien con sus gafas. Tenía más citas con chicas que yo y todas lo adoraban.

¡Caramba! algunas veces hasta me sentía celoso... Hoy era uno de esos días.

Pude ver que él estaba nervioso por el discurso, así que le di una palmadita en la espalda y le dije: "Vas a estar genial, amigo".(Me miró con una de esas miradas de agradecimiento) y me sonrió: "Gracias", me dijo.

Limpió su garganta y comenzó su discurso: "La Graduación es un buen momento para dar gracias a todos aquellos que nos han ayudado a través de estos años difíciles: tus padres, tus maestros, tus hermanos, quizá algún entrenador... pero principalmente a tus amigos.

Yo estoy aquí para decirles que ser amigo de alguien es el mejor regalo que podemos dar y recibir y, a este propósito, les voy a contar una historia".

Yo miraba a mi amigo incrédulo cuando comenzó a contar la historia del primer día que nos conocimos.

Aquel fin de semana él tenia planeado suicidarse.

Habló de cómo limpió su armario y por qué llevaba todos sus libros con él para que su madre no tuviera que ir después a recogerlos a la escuela.

Me miraba fijamente y me sonreía. "Afortunadamente fui salvado.

Mi amigo me salvó de hacer algo irremediable".

Yo escuchaba con asombro como este apuesto y popular chico contaba a todos ese momento de debilidad.

Sus padres también me miraban y me sonreían con esa misma sonrisa de gratitud.
En ese momento me di cuenta de lo profundo de sus palabras:

"Nunca subestimes el poder de tus acciones: con un pequeño gesto, puedes cambiar la vida de otra persona, para bien o para mal.

Dios nos pone a cada uno frente a la vida de otros para impactarlos de alguna manera".

sábado, julio 12, 2008

Gracias...

Toda una vida .........nos preguntamos si algún día seremos felices o si alguna vez llegaremos a cumplir nuestro fin....pero , la pregunta es ¿cual es el fin de todo?...o mejor dicho ¿cual es la máxima felicidad?... si siempre cuando sonríes y ríes mucho ,luego lloras y te pones melancólico ¿y donde quedó la felicidad??.............

la vida es algo inexplicable que no sabemos que es lo que realmente seremos o no llegaremos hacer... cual es el punto final de nuestra vida ...¿acaso la muerte? eso es??
pero, si esa es la respuesta ....entonces para que hemos si dos creados para ¿¿morir??? ...........
realmente hemos nacido para vivir en unión con dios y los demás; siguiendo su palabra con fé y salvarnos.

pero que difícil en esta vida oscura que exista paz, amor, amistad, comprensión, respeto, humildad, solidaridad...si estamos sumergidos cada día mas en el manto oscuro de la avaricia, egoísmo, libertinaje, hipocresía, vicio........que en vez de ayudar a los demás se ayudan a si mismo haciendo el mal ....

por eso.................dios mío ........perdónanos a todos por ser como somos y por olvidarte mas cada día...es que tu eres todo para nosotros y casi nadie te valora como tal...siempre te buscan para pedirte ayuda cuando te nesecitan y ni siquiera cuando están felices por tu bendición se acuerdan de ti señor..


olvidamos que tu enviaste a tu hijo "Jesús" ...que nació, creció como todos nosotros y sobretodo dio su vida para salvarnos....olvidamos el sufrimiento que sintió cuando lo azotaron, maltrataron y le clavaron ....olvidamos que se sacrificó por nosotros ..si por todos nosotros... y tu dios desde lo alto con tu sufrimiento se tenia que cumplir tu misión...
gracias por existir............................

lo único que te puedo decir es que:
te amo................te amo.............te amo.............. y gracias por todo ......

martes, julio 08, 2008

¿Un pedazo de pastel...?

A veces nos preguntamos: ¿Que hice para merecer esto?

¿Porque Dios tiene que ser tan injusto conmigo?

Aquí va una bellísima explicación.

Una joven le dice a su madre como todo le ha salido mal; No salió bien en el exámen de Matemáticas,

...Su novio resolvió terminar con ella... y su mejor amiga está de paseo en otra ciudad.

En horas de amargura, una madre sabe qué puede agradar a su hija... Le preparará un sabroso pastel. En aquel momento tan dificil, Abrazó a su hija y la llevó a la cocina, consiguiendo arrancar de su rostro una sonrisa.

Luego que la madre separó los utensilios e ingredientes que usaría, los colocó en la mesa y preguntó a su hija: -Querida, ¿quieres un pedazo de pastel? - Claro Ma!! Sabes que me encanta el pastel !!

-Está bien,
respondió la madre.
Bebe un poco
de ese aceite
que está en la cocina!
Asustada, la hija
respondió:
- ¿Cómo dices?
Jamás!!!

¿Que tal si te comes un huevo crudo?
- Nunca, Madre!

- Quieres comer un
poco de
harina de Trigo
o Bicarbonato de Sodio?
- Madre, eso no me agrada, me enfermaría!

La Madre le respondió:
- Es verdad, todas esas cosas están crudas y son feas separadas... Pero cuando las colocamos juntas, en su justa medida...

...Ellas hacen un delicioso pastel!

Dios trabaja de forma similar. La gente se pregunta, ¿porque El permite que pasemos por momentos difíciles? no saben que cuando El permite que todas esas cosas entren en el orden perfecto, siempre será para hacer una obra perfecta en nuestra vida. No necesitas conformarte con ingredientes crudos, Deja TODO en sus manos... y se tornarán en algo fantástico!

Dios se preocupa tanto por ti...
que te envia flores
todas las
Primaveras...

...Hace nacer el Sol todas las mañanas...

... y siempre que quieras conversar... El está dispuesto a escucharte!

Quizas esto resuelva en algo tus dudas Luz Marina, a veces es necesario sufrir para alcanzar la felicidad, pues solo asi sabremos valorarla.

jueves, julio 03, 2008

Tenemos que sufrir...???

¿Por qué tenemos que sufrir tanto para merecer un poco de felicidad y hasta a veces nos jugamos el todo por nada? ¿Por qué si sabemos que tenemos que quemarnos hasta con fuego y convertimos en ceniza para poder sentirnos por lo menos protegidos lo hacemos?

Sí porque al arriesgarnos a convertirnos en ceniza tenemos esa esperanza de volver a encender el fuego que un día nos quemó y que nos hizo fuerte ante el dolor que nos causó, solamente lo haces por amor y soportamos por amor.

Porque tenemos que provocar esa chispa para que en realidad estas llagas que han quedado en mí ser puedan quedar sanadas con ese amor que va a curar mi soledad y hasta mi alma.

Creo que debemos comprender que el amor debe ser buscado con valor y mucho esfuerzo en las cosas que hieren el corazón y cuando lo hayamos obtenido poder cuidarlo y valorarlo y aprender que para ser feliz primero hay que saber sufrir y que esta vida se nos da para probar la miel del sufrimiento o de la felicidad.