sábado, junio 30, 2007

La consecuencia de una mentira...

Jenny pensó que sus padres no le darían permiso para irse de fiesta con unos amigos, de manera que les mintió y les dijo que iba al cine con una compañera.
Aunque se sintió un poco mal porque no les dijo la verdad, tampoco le dio muchas vueltas al asunto y se dispuso a divertirse.
La pizza estuvo bien y la fiesta genial.
Al final su amigo Pedro que ya estaba medio borracho, la invito a dar un paseo, pero primero quiso dar una fumadita…
Jenny no podía creer que él estuviera fumando eso, pero aún así subió al carro con él.
De repente Pedro comenzó a propasarse, Eso no era lo que Jenny quería del todo.
“Tal vez mis padres tienen razón” pensó; “quizás soy muy joven para salir así. “
“¿Cómo pude ser tan tonta?”
“Por favor, Pedro dijo llévame a casa, no me quiero quedar”.

Molesto, Pedro arrancó el carro y comenzó a conducir a toda velocidad.
Jenny, asustada, le rogó que fuera más despacio, pero mientras más ella le suplicaba, más él pisaba el acelerador.
De repente, vio un gran resplandor. “Oh, Dios ayúdanos. ¡Vamos a chocar!”
Ella recibió toda la fuerza del impacto, todo de repente se puso negro. Semi-inconsciente, sintió que alguien la sacó del carro retorcido, y escuchó voces:
- “¡Llamen a la ambulancia! Estos jóvenes están en problemas”.

Le pareció oír que había dos carros involucrados en el choque.
Despertó en el hospital viendo caras tristes.

- “Estuviste en un choque terrible”, dijo alguien.
En medio de la confusión se enteró de que Pedro estaba muerto.
A ella misma le dijeron “Jenny, hacemos todo lo que podemos, pero parece ser que te perderemos a ti también”.
- ¿Y la gente del otro carro?
Preguntó Jenny llorando.
- “También murieron” le contestaron.
Jenny rezó:
- “Dios perdóname por lo que he hecho, yo sólo quería una noche de diversión”.

Y dirigiéndose a una de las enfermeras pidió:
- “Por favor, dígale a la familia de los que iban en el otro carro que me perdonen que yo quisiera regresarles a sus seres queridos.
Dígale a mi mamá y a mi papá que lo siento, porque mentí, y que me siento culpable porque varios hayan muerto.
Por favor enfermera, ¿Les podrá decir esto de mi parte?”
La enfermera se quedó callada, como una estatua.
Instantes después, Jenny murió.

Un hombre cuestionó entonces duramente a la enfermera:
- “¿Porque no hizo lo posible para cumplir la última voluntad de esa niña?”

La enfermera miró al hombre con ojos llenos de tristeza, y le dijo:
- “Porque la gente en el otro carro eran su papá y su mamá que habían salido a buscarla”.

jueves, junio 28, 2007

El "honor" de sufrir por amor...

Cuando sufrimos porque alguien cercano está enfermo o en peligro, por ejemplo, puede que nos surja la culpa de ser egoístas y preocuparnos más por nosotros que por los demás.
Pero la pregunta clave en esta situación es

¿En que ayuda tu sufrimiento a la persona a la que quieres?

En la sociedad en la que vivimos tradicionalmente se ha asociado el sufrimiento con el supuesto amor, elogiando el "sufrir por amor" como la forma más elevada de demostrar amor verdadero, pero si buceamos en el origen de ese sufrimiento NUNCA encontramos el amor como origen del mismo, sino que encontramos culpa, sentimiento de impotencia, odio hacia quien le pueda hacer daño a la persona querida, miedo a que la persona se muera o nos abandone etc. etc, es decir, dolor emocional.
Alabar el sufrimiento justificándolo con el amor es de las cosas más absurdas
-por no decir retorcidas-
que se pueda hacer, puesto que técnicamente, desde un punto de vista psicológico:

El sufrimiento es ausencia de amor.

Y si nosotros sentimos dolor, ¿como vamos ayudar a alguien a que no lo sienta?
Si tú sufres por alguien, aunque tu intención sea otra, el hecho empírico es que estás contribuyendo a que siga sintiéndose mal.

La vieja supuesta norma de bondad de "el otro antes que yo" es solo un camino al victimismo, que es la otra cara del egoísmo del "yo antes que el otro".

Para dar hay que abrirse a recibir, al igual que para recibir hay que abrirse a dar.
Si lo piensas en global, si tu te pones mal para que otro se ponga bien, el balance global es el mismo.
La humildad no consiste en ser menos que el otro, sino en valorar al otro como un igual
Si alguien a tu lado sufre, lo mejor que puedes hacer es dejar de sufrir y sentir tu paz interior para ayudar a que la otra persona siga tu camino.

Y además si tú tienes paz interior y energía, tu mente estará mucho más clara para encontrar soluciones armónicas al problema "técnico" que pueda tener la otra persona.

Gracias a todas aquellas personas que estuvierón a mi lado y que con su apoyo me ayudarón a salir de una forma u otra de algun percance que haya tenido en este temprano transcurrir de mi vida.

domingo, junio 24, 2007

Tú .... en mi

"Al comienzo del día
al caer la noche
vienes a mi mente
ahuyentando el dolor
impregnas mi vida de colores nuevos
matices brillantes
de virtudes olvidadas
imagine tenerte pero
...aún no estabas aquí

Recorde haberte visto,
en algún sueño quizás,
en alguna de mis tantas historias,
vividas en sueños...

Y desperte
logrando verte a lo lejos
en el camino...
dónde tantas veces caminamos"

martes, junio 19, 2007

Aprende a ser feliz...

"Una persona feliz no es alguien que se halla en una determinada serie de circunstancias, sino más bien alguien que adopta una determinada serie de actitudes".*

En su libro titulado "Del sufrimiento a la paz", el Padre Ignacio Larrañaga nos da un sabio consejo:

"Es tiempo perdido y pura utopía el preocuparse por hacer felices a los demás si nosotros mismos no lo somos; si nuestra trastienda está llena de escombros, llamas y agonía.
Hay que comenzar, pues, por uno mismo.
Sólo haremos felices a los demás en la medida en que nosotros lo seamos.
La única manera de amar realmente al prójimo es reconciliándonos con nosotros mismos, aceptándonos y amándonos serenamente.
No debe olvidarse que el ideal bíblico se sintetiza en 'amar al prójimo como a sí mismo'.

La medida es, pues, uno mismo; y cronológicamente es uno mismo antes que el prójimo.
Ya constituye un altísimo ideal el llegar a preocuparse por el otro tanto como uno se preocupa por sí mismo. Hay que comenzar, pues, por uno mismo."

Quizás has tenido hasta ahora una vida muy difícil y llena de sufrimientos.
Crees que esta tierra es un valle de lágrimas donde no puedes ser feliz debido a tus circunstancias.
¡Te equivocas! Dios nos creó para ser felices; tú debes reclamar ese regalo que El te ofrece cada día.
Primeramente, la felicidad no es algo que se siente automáticamente en toda circunstancia.
Es un proceso, un modo de vida, un hábito que se aprende como cualquier otro.
Segundo, no puedes dejar que otras personas determinen si vas a ser feliz o no.
La felicidad debe provenir de ti misma, no de los que te rodean.
No des poder a otras personas para dártela o robártela.

A veces, nosotras mismas ponemos obstáculos a nuestra propia felicidad, al no aceptar lo que no podemos cambiar.
El árbol que permanece plantado sin romperse es el que se dobla cuando viene la tempestad.
No te enfrentes a quien no puedes cambiar o convencer.
Simplemente calla y pon tus energías donde sí podrán dar buen fruto.

Quizás tu poca autoestima es el resultado de todo lo que te ha sucedido desde que naciste hasta el día de hoy.
Sin embargo, tu auto imagen debe cambiar para poder aprender el hábito de ser feliz.
Deja de sentir lástima de ti misma y de verte como una víctima.
Trata de hacer cambios en tu comportamiento y en tu actitud según sea necesario.
Tenemos que aceptar lo que no podemos cambiar, pero debemos tratar de cambiar lo que está a nuestro alcance cambiar.
Por otro lado, el árbol que más sano crece es el que está plantado a las orillas del río.
Tu fuente de fortaleza es Dios, el caudal de su divina gracia será para tí como las aguas que dan vida: una fuente que brota hasta la vida eterna, como dice la Biblia.
Mientras más te acerques a Dios, más fuerte serás.
Repite cada vez que puedas las palabras del Cántico triunfal de Moisés: "Mi fuerza y mi poder es el Señor, él fué mi salvación, él es mi Dios, yo le alabaré."(Exodo 15:2)

El primer paso para ser totalmente feliz, es hacer la paz con Dios y contigo misma.
Debes confesarte con un sacerdote si eres católica, con Dios directamente o con un pastor si eres evangélica.
Sentirás que te han quitado un gran peso de encima, después que lo hayas hecho.
Con respecto a hacer la paz contigo misma, en otra sección de este tema hemos hablado de perdonar no solo a los que te hicieron daño, sino también de perdonarte a ti misma.
Ahora debes ir aún más lejos para poder ser feliz.
Puesto que la felicidad es algo que Dios te ofrece pero que tú decides aceptar, debes aprender a cuidarte y tratar de ser feliz diariamente, a pesar de todo lo que te suceda.
Aprende día a día ese hábito y en pocos años será parte de ti misma.
Cada vez que te sientas sola, triste o deprimida, repite la frase: "tengo derecho a ser feliz, Dios me ama y me creó para que fuera feliz".

Aprendemos nuestros comportamientos y recibimos nuestra autoestima de las personas que nos rodean desde que nacemos.
Ellas nos escucha o nos ignoran; nos maltratan o nos dan amor; nos mandan a callar o nos dan la respuesta que necesitamos.
Según los expertos, al llegar a la adolescencia las personas ya han aprendido que son lindas o feas, inteligentes o tontas, trabajadoras o vagas.
Nuestra mente ha sido programada y dicha programación, si es negativa, a veces hay que cambiarla.
El Apostol San Pablo nos dijo: "Les pido...que sean transformados renovando sus mentes."
El único modo de cambiar un mal hábito o una mala actitud, es programar de nuevo nuestra mente.
Puesto que de nuestros pensamientos surjen nuestros sentimientos primero y nuestras acciones después, debemos cambiar el modo de pensar.
Dios puede ayudarte a transformar tus pensamientos negativos en positivos y llenarte de felicidad, si se lo permites.

Su amor es más que suficiente para ti, como bien dijo Santa Teresa de Jesús:
Nada te turbe,
Nada te espante
Dios no se muda,
la paciencia todo lo alcanza
Quien a Dios tiene nada le falta
Solo Dios basta.

sábado, junio 16, 2007

En el día del Padre - Reflexión

























BOLETA DE CALIFICACIONES


Era miércoles, 8:00 a. m., llegue puntual a la escuela de mi hijo.
- No olviden venir a la reunión, es obligatoria
- fue lo que la maestra había dicho un día antes.
- ¡Pues qué cree la maestra!


¿Qué cree que podemos disponer del tiempo a la hora que ella diga?.

Si supiera qué importante era la reunión que tenía a las 8:30 A.M ..
de aquí dependía un buen negocio y… ¡tuve que cancelarla!
Ahí estábamos todos, papás y mamás, la maestra empezó puntual,
agradeció nuestra presencia y empezó a hablar.

No recuerdo qué dijo, mi mente estaba pensando cómo resolver lo de ese negocio, probablemente podríamos comprar esa nueva televisión con el dinero que recibiría.

- Juan Rodríguez!… escuché a lo lejos.
¿No está el papá de Juan Rodríguez? dijo la maestra.

-Sí aquí estoy- contesté pasando a recibir la boleta de mi hijo.
Regresé a mi silla y me dispuse a verla.
- ¿Para esto vine? ¿Qué es esto?..
- La boleta estaba llena de seises y sietes.


Guardé las calificaciones inmediatamente,
escondiéndola para que ninguna persona viera
las porquerías de calificaciones de mi hijo.
De regreso a casa aumentó más mi coraje a la vez que pensaba….,
¡si le doy todo! ¡Nada le falta ¡Ahora sí le va a ir muy mal!…

Me estacioné y salí del carro, entré a la casa, azoté la puerta y grité …
¡Ven acá Juan!
Juan estaba en su recamara y corrió a abrazarme.
- ¡Papá!…
- ¡Qué papá ni que nada!
- Lo retiré de mí, me quité el cincho y no sé cuantos golpes le di,
al mismo tiempo que decía lo que pensaba de él.
¡¡¡¡ Y te me vas a tu cuarto!!!
- terminé.

Juan se fue llorando, su cara estaba roja y su boca temblaba.
Mi esposa no dijo nada, sólo movió la cabeza negativamente
y se fue a la mesa a escribir.

Cuando me fui a acostar, ya más tranquilo,
mi esposa me entregó la boleta de calificaciones de Juan,
que estaba dentro de mi saco y me dijo
- Léele despacio y después toma tu decisión
- Ésta decía así…

BOLETA DE CALIFICACIONES “PARA EL PAPÁ”!!!!!!!!


Tiempo que le dedicas a tu hijo - Calificación


1. En conversar con él a la hora de dormir ________6____
2. En jugar con él _______6_____
3. En ayudarlo a hacer la tarea ______6_____
4. En salir de paseo en Familia _______7_____
5. En contarle un cuento antes de dormir ________6____
6. En abrazarlo y besarlo ______6______
7. En ver la televisión con él _______7_____
El me había puesto seises y sietes, yo me hubiera calificado con menos de cincos.
Me levanté y corrí a la recamara de mi hijo, lo abracé y lloré…,


Quería regresar el tiempo, pero era imposible.

Juanito abrió sus ojos, aún estaban hinchados por sus lágrimas,
me sonrió, me abrazó y me dijo: ¡te quiero papá!
Cerró sus ojos y se durmió.



Ojalá este relato, que no es extraño para muchos de nosotros,
sea ese REMEDIO, que nos haga despertar y darle el VALOR
a lo que realmente es de valor para nosotros.

viernes, junio 15, 2007

Gracias...

Este poema va dedicado,
a la persona que mi amor ha conquistado,
a ti, la persona que me ha llenado,
y que este poema ha inspirado.

Tu manera de ser,
tu manera de tratarme,
te hace tan especial,
que no pude evitar enamorarme.

Ahora a ti están dedicados,
gran parte de mis pensamientos,
porque me gustas tú,
pero más me gustan tus sentimientos.

Y la vida ha vuelto ha sonreírme,
cuando a ella has llegado,
porque con tu amor,
mi vida realmente ha cambiado.

Y me alegro mucho,
de haberte hallado,
porque mas que un amor,
en ti un apoyo he encontrado.

El conocerte a ti,
ha sido una bella experiencia,
porque tu has devuelto a mí,
en el amor la creencia.

A mi vida que estaba oscura,
has iluminado con tu luz,
y no podría ya vivirla,
sin ella no es tuvieras tu...

Debo...

Debo:

Ser fuerte sin ser rudo
Ser amable sin ser débil
Aprender con orgullo sin arrogancia
Aprender a ser gentil sin ser suave
Ser humilde sin ser tímido
Ser valioso sin ser agresivo
Ser agradecido sin ser servil
Meditar sin ser flojo

Por eso señor te pido….

Dame grandeza para entender
Capacidad para retener
Método y Facultad para aprender
Sutileza para interpretar
Gracia y abundancia para hablar
Dame acierto al empezar
Dirección al progresar
Y perfección al acabar.

sábado, junio 09, 2007

Lyric's "Camila - Perderte de nuevo"



Ya habia desilucion,
dolor y resignacion
el tiempo supo esperar
y asi la deje de amar
no habia mas que decir
habia llegado el fin
hacia 2 años ya
que no me la encontraba

Estaba aprendiendo como vivir
ya de ti me olvidaba cuando te vi
con la mirada..desesperada..

y fue tan fuerte volver a verte
sufri tanto tiempo por ti
hasta mirarte, recuperarte y saber que te irias sin mi
y fue tan fuerte volver a quererte
volver a creer en los 2
basto mirarte, volver a amarte
para perderte de nuevo amor....

senti tanta confusion al verte tan fria amor
asi fue que comprendi que tu no eras para mi
Estaba aprendiendo como vivir
ya de ti me olvidaba cuando te vi
con la mirada..
desesperada..
y fue tan fuerte volver a verte
sufri tanto tiempo por ti
hasta mirarte, recuperarte
y saber que te irias sin mi
y fue tan fuerte volver a quererte
volver a creer en los 2
basto mirarte, volver a amarte
para perderte de nuevo.....
AMOR.

Angeles Callejeros...

Diane, una joven estudiante de la universidad, estaba en casa por el verano.
Fue a visitar algunos amigos en la noche y por quedarse platicando se le hizo muy tarde,
más de lo que había planeado y tuvo que caminar sola a su casa.
No tenía miedo porque vivía en una ciudad pequeña y vivía sólo a unas cuantas cuadras del lugar.
Mientras caminaba a su casa, pidió a Dios que la mantuviera salvada de cualquier mal o peligro. Cuando llegó al callejón que le servía como atajo para llegar más pronto a su casa decidió tomarlo.
Sin embargo cuando iba a la mitad, notó a un hombre parado al final del callejón y se veía como que estaba esperando por ella.
Diane se puso nerviosa y empezó a rezar a Dios por protección.
Al instante un sentimiento de tranquilidad y seguridad la envolvió, sintió como si alguien estuviera caminando con ella; llegó al final del callejón y camino justo enfrente del hombre pero no pasó nada y llegó bien a su casa.

Al día siguiente, leyó en el periódico que una chica había sido violada en aquel mismo callejón unos 20 minutos después de que ella pasara por allí.
Sintiéndose muy mal por esa tragedia y pensando que pudo haberle pasado a ella, comenzó a llorar dando Gracias a Dios por haberla cuidado y le rogó que ayudara a la otra joven.
Decidió ir a la estación de policía, pensó que podría reconocer al hombre y les dijo su historia.

El policía le preguntó si estaría dispuesta a identificar al hombre que vio la noche anterior en el callejón, ella accedió y sin dudar reconoció al hombre en cuestión.
Cuando el hombre supo que había sido identificado, se rindió y confesó.

El policía agradeció a Diane por su valentía y le preguntó si había algo que pudieran hacer por ella y ella le pidió que le preguntaran al hombre por qué no la atacó a ella cuando pasó por el mismo callejón.
Cuando el policía le preguntó al hombre el contestó:
“Porque ella no estaba sola, había dos hombres altos caminando uno a cada lado de ella”

jueves, junio 07, 2007

No fue mi día...

Es increíble como existen personas que te creen capaz de mover el mundo,
cada vez que lo desees, y que tu simplemente no seas capaz de mover
una sola parte de tu cuerpo por que no tienes fuerzas ni ganas para hacerlo,
pues te las han robado...

P.D: PIENSO...

El Último Beso...

Como todas las mañanas desde hace ya 6 años, me despertó mi madre,
esta mañana me levantó para ir a la escuela, había pasado mala noche,
con pesadillas sobre monstruos, y me costaba trabajo levantarme.

A los diez minutos mi madre volvió a espertarme, esta vez con mas premura,
se estaba haciendo tarde, me levanté rápidamente, apenas si me lavé la cara,
me zampé el desayuno en un abrir y cerrar de ojos, y ahí estaba mi mamá diciéndome:…
“come más despacio, que te vas a ahogar”.

Con las prisas del momento le contesté de mal modo: sí, ya lo sé, no empieces a regañarme, (AUN TUVE QUE SOPORTAR LAS PREGUNTAS DE RIGOR)¿LLEVAS EL ALMUERZO?¿TE CEPILLASTE LOS DIENTES?¿TIENES LISTOS LOS LIBROS?
Y yo aún más impaciente le contestaba levantando la voz:
- ¡Que te dije que sí!

Ella sonrió suavemente y me dijo:
- Anda, dale un beso a mamá y ve con cuidado a la escuela.
Alcé los hombros con fastidio y le dije medio enfadado:
- ¡Mamá! que ya es tarde no tengo tiempo para eso.
- ESTá BIEN HIJO, VE DE PRISA, QUE DIOS TE PROTEJA.


Aún retumban mis propias palabras en mi oído: “no tengo tiempo para eso…”,
con las prisas y el enfado me pasó por alto un leve destello de tristeza en su mirada,
mientras iba corriendo hacia la escuela, estuve a punto de regresarme y darle un beso a mi mamá, sentía un nudo en el corazón, pero mis compañeros comenzaron a llamarme y fui hacia ellos

¿CON QUE EXCUSA REGRESARíA?¿QUE IBA A DARLE UN BESO A MI MAMÁ? SE HUBIESEN REíDO DE Mí.

De todas formas al regresar a casa después de las clases, vería a mi mama en la puerta de mi casa esperándome como siempre, temerosa de que me suceda algo, impaciente si tardo unos minutos, ya que me he entretenido con mis amigos.
El día se me pasó volando en la escuela, entre clase y clase, juegos y almuerzo, y se me había olvidado el incidente de la mañana, sin embargo esta vez, apenas sonó el timbre salí corriendo a mi casa sin entretenerme, desde la esquina esperaba divisar la figura de mi madre en la puerta, pero no había nadie esta vez.
Supuse que estaría adentro entretenida con algo, pero extrañé de momento su presencia tan segura.

Antes de tocar el timbre, salió a la puerta mi padre
- ¿Pero era mi padre?
Aquel hombre era mucho mayor de lo que siempre me había parecido, los hombros caídos, los ojos hinchados y un profundo halo de tristeza lo rodeaba…
Mi corazón empezó a latir alocadamente presintiendo algo, apenas me salió la voz para decir… ¿qué pasa?

- Papá ¿Mamá está bien?

Y en un suspiro me contestó:
- “Tu Mamá sufrió un ataque al corazón esta mañana, su muerte fue instantánea, nadie se enteró, hasta que vinieron a visitarla y la encontraron ahí tendida en el pasillo, fue muy rápido, hijo, se fue nuestro ángel…”

UN SOLLOZO SALIÓ DE SU GARGANTA Y NO PUDO SEGUIR HABLANDO.
¿Mi mamá? ¡¡¡Mmmmmmmmaaaammmmaaaaaaaaaaá!!! Dios perdóname, dile que me perdone, aún soy un niño pretendiendo ser un hombre, dile por favor que ella es lo que más quiero en esta vida, y que prometo valorar a las personas que comparten conmigo mi existencia, no malhumorarme con ellas sin ningún motivo, y que les daré mil besos, día a día, por todos los que no pude darle a ella.
Cuídala por mí, mi Dios, que cuando me toque la hora de partir de este mundo venga a mi pecho y me arrope como siempre lo hizo……………..

¿Saben? Disfruten a sus madres todos los días de su existencia…… valoremos cada momento a nuestros seres queridos… … y querámoslos mucho ahora en vida, no sea que mañana nos arrepintamos de todo el daño que quizá le causamos sin querer…

“LAS MADRES SON IRREMPLAZABLES”
ES UNA GRAN VERDAD NADIE ABSOLUTAMENTE NADIE ES COMO MAMÁ…. A VECES OLVIDAMOS QUE NO TENEMOS LA VIDA COMPRADA, QUIERE Y NO TE CANSES DE DERCIRSELO, DE DARLE UN BESO A ESAS PERSONAS QUE TE IMPORTAN Y AMAS TANTO PUES.
QUIZAS MAÑANA YA NO ESTEN A TU LADO.REFLEXIONEN A TIEMPO.
OJALA PUEDAN A TIEMPO DARSE CUENTA DE LO IMPORTANTE QUE ES UNA MADRE Y NO LA HAGAN SUFRIR POR QUE ELLA ES TODO Y LO MEJOR QUE TENEMOS EN ESTE MUNDO.

A Dios gracias mi propia madre aún vive, y le doy gracias todos los días a Dios por eso.

miércoles, junio 06, 2007

Un cuento fácil...

La niña llegó a su casa con los ojos enrojecidos y la cara triste.
- Qué te pasa?
- Le dijo su padre.
- No es nada, no es nada, estoy bien,
- contestó la niña yendo corriendo a su habitación.
Pero el padre no se quedó contento con la respuesta y preocupado por su niña, fue a su cuarto a preguntrle.
- ¿Qué tienes? ¿algo te preocupa?, le preguntó el padre.
- Que no es nada, solo quiero estar sola.
El padre reflexionó unos segundos por la respuesta de su hija y de nuevo le habló:
- ¿Puedo hablar contigo?
Es que necesito un consejo tuyo.
La niña, al escuchar aquellas palabras sin saber bien cómo reaccionar ante tal petición, se sentó en su cama y miró a su padre.
Entonces el le dijo:
- Verás, necesito contarle un cuento a tu hermano pequeño para que se duerma y ya se sabe todos, no sé cual contar, ¿Podrías decirme tú uno que pudiera gustarle?
La niña tratando de demostrar normalidad le dijo a su padre con seriedad.
- No sé, cuéntale un cuento FACIL, seguro que le gustará, dijo la niña con la voz derrotada.- ¿Uno fácil? Uno… ¿fácil?
- volvió a repetir su padre. intentando entender a su niña.
- Si, uno fácil, léele un cuento fácil,
- dijo la hija.
El padre se quedó meditando y sin llegar a comprender lo que su hija pedía no tuvo más remedio que decirle:
- ¿Y cuál podría ser para ti un cuento fácil?
Y la niña como si le fuera a dar una lección a su padre, sentada en su cama y con los ojos aún enrojecidos, cruzó los brazos en actitud de adulto y le explicó a su padre:
- Pues por ejemplo un cuento en el que dos conejitos van al campo con su mamá y uno se escapa y entonces le buscan por todo el bosque y al final le encuentran, estaba comiendo moras, pero cuando vio la cara de susto de su mamá le pidió perdón y prometió no volver a hacerlo y se fueron todos juntos felices a su casa.
El papá miro a su niña con asombro, no solo acababa de inventarse un cuento bonito sino que además el mensaje era educativo.
Pero confuso aún por el título que le había puesto le dijo a su niña:
- ¿Y por qué a ese cuento le llamas el cuento fácil?
La niña sin demostrar ni un ápice de sorpresa por la pregunta le dijo a su padre:
- Pues porque es un cuento fácil ¿no lo ves?.
Es un cuento feliz, sencillo de contar y de entender, seguro que le gustará y se dormirá enseguida.
Y su padre, intrigado por tal respuesta se atrevió a preguntarle de nuevo a su niña.
- No lo entiendo bien, si ese es un cuento fácil, entonces ¿cuál podría ser un cuento difícil?.
- Es que ahora no puedo contarte un cuento difícil, no puedo papi, y con los ojos llorosos, calló y bajó la mirada sin decir nada más.
Su padre, al comprender que algo le pasaba a su niña, le dijo así:
-Mira mi niña, antes de ir a contarle ese cuento fácil que me has dicho a tu hermano, ¿por qué no me cuentas ahora un cuento difícil?
La niña se quedó pensativa unos segundos y habló de esta manera:
- Esta mañana en el cole no estaba mi amigo Carlos que se sienta a mi lado siempre, porque unos chicos más mayores le pararon en la calle, le pidieron el reloj y como no quería dárselo le han pegado y está muy mal en el hospital, y yo… no entiendo papi.
El padre con la voz entrecortada por lo que estaba escuchando le dijo:
- Mi niña y ¿por qué no me han contado esto nada más llegar?
- Porque las tristezas, el dolor o las cosas que no terminan bien, me dan miedo, no me gustan, son cuentos difíciles de contar papi,
- dijo la niña rompiendo a llorar y sintiéndose aliviada al descargar la verdad de sus emocionados ojos en la dulce mirada de su padre.
Entonces el padre abrazó con fuerza a su niña y compartió unos minutos el llanto, luego mirándole a los ojos le dijo:
- Mira, cuando seas más mayor me gustaría que recordaras este consejo que te doy ahora, ¿vale?.
-¿Qué consejo es ese papá?, dijo la niña buscando la ternura en la mirada de su padre.
Esta vida, a veces, es como una colección de cuentos infantiles, todos queremos siempre escuchar los cuentos fáciles, de final sencillo y feliz, pero las personas más valiosas de tu vida serán aquellas que se paren a escuchar y entender tus cuentos difíciles.
Yo tampoco entiendo porque han pegado a tu amigo Carlos, pero seguro que pronto se pondrá bien.
Mi niña hay cosas que por mucho que quieras no se pueden entender.
¿Por qué no le escribes a tu amigo un cuento fácil? así cuendo esté mejor se lo llevamos, seguro que le va a encantar.
- Si papi le voy a escribir el cuento más fácil y bonito del mundo.

martes, junio 05, 2007

Que tengas de todo un poco...

Sensibilidad: Para no pasar indiferente ante las bellezas de la vida.

Coraje: Para dejar tu timidez a un lado y poder realizar lo que tienes en mente.

Solidaridad: Para no pasar indiferente ante el sufrimiento de la humanidad.

Bondad:
Para no desviar los ojos de quien te pide una ayuda.

Tranquilidad:
Para cuando llegue el fin del día, puedas dormir como un ángel.

Alegría:
Para que la distribuyas, colocando una sonrisa en el rostro de alguien.

Humildad:
Para que reconozcas aquello que no eres.

Amor Propio:
Para que puedas percibir tus cualidades y te guste lo que veas por dentro.

Fe:
Para guiarte y mantenerte de pie.

Sinceridad:
Para que seas verdadero, gustes de vos mismo y vivas mejor.

Felicidad:
Para que la descubras dentro tuyo y la des a quien la necesite.

Amistad:
Para que descubras que quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

Esperanza:
Para creer en la vida y sentirte un eterno niño.

Sabiduría:
Para comprender que sólo existe el Bien.

Deseos:
Para alimentar tu cuerpo, dando placer a tu espíritu.

Sueños:
Para alimentar tu alma todos los días.

Amor:
Para que tengas a alguien a quien amar y sentirte amado.
Para que desees tocar una estrella y sonreír por la luna.
Para que sientas que la vida es bella.
Para que descubras que existe un sol dentro tuyo.
Para que seas feliz cada amanecer y sepas que…
el Amor es la razón mas grande para vivir.

lunes, junio 04, 2007

Cerrar Puertas....

Siempre es justo saber cuándo se termina una fase de la vida.
Si piensas en perdurar en ella, más allá del tiempo necesario,
pierdes la satisfacción y el sentido del resto.

Debes cerrar círculos, o cerrar puertas, o cerrar capítulos.
Como quiera llamarlo, lo importante es
poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van disolviendo
El deterioro va a ser infinito porque en la vida,
todas y todos estamos unidos a ir cerrando secciones,
a pasar la hoja, a finalizar con etapas, o con instantes de la vida
y seguir adelante, Nunca rendirse, perder la esperanza o ceder.

No podemos estar en el presente recordando el pasado.
Ni siquiera preguntándonos por qué.
Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltar, hay que desprenderse, hay que liberar.
No podemos ser niños para toda nuestra vida,
ni adolescentes muy tarde, ni tener relación con quien no quiere tener relaciones con nosotros.

No. ¡Los hechos pasan y hay que renunciar a ellos! Así sean dolorosos.
Por eso a veces es tan importante dejar atrás los recuerdos que te perjudican,
esto te puede ayudar a cambiar internamente.
Deja ir, suelta, despréndete de todo lo que te daña.
En la vida nadie juega con las cartas grabadas, y hay que saber perder y ganar.
Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir con sólo lo que tenemos en el presente!.

El pasado ya pasó.
No esperes que te devuelvan, no esperes que te reconozcan,
no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres.
Suelta el resentimiento, tu imaginación, tu inteligencia, tu simpatía.
Debes conocerte tu mismo, No dañes tu belleza interna, tu belleza espiritual,
sabes que eres muy especial.

Tu vida está para el futuro esta adelante, no vuelvas tu mirada hacia atrás,
ni te dirijas hacia allí, no tienes nada que buscar en ese pasado.
Porque si andas por la vida dejando "puertas abiertas",
por si acaso, nunca podrá desprender la infelicidad en ti, ni vivir lo de hoy con Amor.
Noviazgos o amistades falsas que no clausuran,
posibilidades de "regresar" (a qué?), necesidad de aclaraciones,
palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron¡

Si puede enfrentarlos ya y ahora¡ debes hacerlo, si no, déjelo ir, cierra puertas, cierra capítulos. Exprésate tu mismo que no vuelves atrás y comienza una nueva vida.
Pero debes tener mucho cuidado, no lo hagas por orgulloso ni por soberbio,
hazlo porque tu ya sabes que algo te daña, hazlo por que averiguaste que ese no es tu futuro, hazlo por que te distes cuenta que no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio.

Tu eres otra persona, descubre tus cambios, descúbrete que eres especial,
si cometiste un error, eso debes olvidarlo, ya no eres el mismo del pasado,
ya no eres el mismo de hace una semana, de hace tres meses, de hace un año,
por lo tanto, no hay nada a que volver.

Cierre la puerta, cierra capítulos, pasa la hoja, cierra círculo.
Ni tu serás el mismo, ni el entorno al que regreses será igual,
porque en la vida nada se queda en el mismo lugar, nada es estacionario.

Es vivir bien mentalmente, es amarte tu mismo si desprende lo que está dañando tu vida. Recuerda que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque:
cuando tu viniste a este mundo, llegaste con una condición, y es: “VIVIR”,
por lo tanto es personal aprender a vivir, no debes tener restricciones,
esas las debes imponer tu, las debes aplicar tu y solo tu,
no dejes que nada ni nadie que te haga sufrir.

Eres lo mas hermoso e inteligente que existe en este planeta.
Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr porque,
Te repito, !nada ni nadie es indispensable.
Sólo es costumbre, apego, necesidad.
Esto lo puedes cambiar.
Pero .... cierra, clausura, limpia, tira, despréndete, suelta.
Hay tantas palabras que significan: VIVIR, AMOR, SALUD
y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.