viernes, noviembre 30, 2007

Pequeña Reflexión sobre mi Cumpleaños...

Hoy es mi cumpleaños, sin importar las malas pasadas de los últimos,
inicia una nueva etapa de mi vida.
Cumplí con algunas metas que deseaba tener, soñé con lo que pude soñar
e inicie nuevas aventuras.
Personas se fuerón y me abandonaron, otras llegaron y me devolvieron la vida,
volví a mis raíces y recurrí a mi destino.
No me arrepiento de todo lo que viví, ni tampoco de lo que no viví.
Hoy comienzo otra etapa más, no sé que me deparara,
ni mucho menos que esperar de ella.

Hace mucho tiempo que no me sentía tan feliz, pero también hace tiempo
que veía tanta incertidumbre en un año más de vida.
Bienvenido a la condición humana.
Es una nueva etapa en la que quiero encontrar un nuevo amor,
una nueva flor o una estrella que brille más,
ahora comienza a vivir el ser humano que hay en mi.

Gracias a todas las personas que estan ahora y estuvierón en mi vida,
gracias por esa amistad.

domingo, noviembre 25, 2007

Cerrando círculos...

O cerrando puertas.
O cerrando capítulos.
Como quiera llamarlo.
Lo importante es poder cerrarlos.
Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.
¿Terminó con su trabajo? ¿Se acabó la relación?
¿Ya no vive más en esa casa? ¿Debe irse de viaje?
¿La amistad se acabó?
Puede pasarse mucho tiempo de su presente 'revolcándose' en los porqués,
en devolver el cassete y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.

El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted,
yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas
estamos abocados a ir cerrando capítulos.

A pasar la hoja.
A terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir para adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado.
Ni siquiera preguntándonos por qué.
Lo que sucedió, sucedió.
Y hay que soltar, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos,
ni empleados de empresas inexistentes,
ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.
No.
¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa.
Papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar.
Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.
Dejar ir, soltar, desprenderse.

En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar.
Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.
El pasado ya pasó.
No espere que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que ”alguna vez se den cuenta de quién es usted”.
Suelte el resentimiento, el prender “su televisor” personal para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.

La vida está para adelante, nunca para atrás.
Porque si usted anda por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción.
Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de “regresar” (¿a qué?),
necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron.

¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo! Si no, déjelo ir, cierre capítulos.
Dígase a usted mismo que no, que no vuelve.
Pero no por orgullo ni por soberbia sino porque usted ya no encaja allí,
en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa,
en ese escritorio, en ese oficio, usted ya no es el mismo que se fue,
hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.
Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo.
Ni usted será el mismo ni el entorno al que regresa será igual porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.

Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida.
Recuerde que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir
porque cuando usted vino a este mundo “llegó” sin ese adhesivo,
por lo tanto es “costumbre” vivir pegado a él y es un trabajo personal
aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente
se puede lograr porque, le repito, nada ni nadie nos es indispensable.
Sólo es costumbre, apego, necesidad.

Pero... cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte.
Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.
¡Esa es la vida!

Autor: Paulo Coehlo

miércoles, noviembre 21, 2007

Relaciones que dañan...

"Si estás en una relación enfermiza y tienes miedo de dejarla,
o has perdido a la persona que amas y no eres capaz de aceptarlo,
es probable que utilice alguno de los dieciocho pensamientos
perturbadores" que se señalan a continuación.

Son engaños que emplea la mente para intentar salvar un amor perdido,
"no importa qué tan inconveniente o dañino sea, la adicción afectiva no mide consecuencias.
Es ciega por naturaleza.
" Excusar o justificar el poco o nulo amor recibido:

01.- "Me quiere pero no se da cuenta"
02.- "Los problemas psicológicos que tiene le impiden amarme"
03.- "Ésa es su manera de amar"
04.- "Me quiere, pero tiene impedimentos externos"
05.- "Se va a separar" Minimizar los defectos de la pareja o de la relación:
06.- "Nadie es perfecto" o "Hay parejas peores"
07.- "No es tan grave"
08.- "No recuerdo que haya habido nada malo" No resignarse a la pérdida.
Creer que todavía hay amor donde no lo hay:
09.- "Todavía me llama", "Todavía me mira", "Todavía pregunta por mí"
10.- "Todavía hacemos el amor"
11.- "Todavía no tiene otra persona" o "Todavía está disponible"
12.- "Se va a dar cuenta de lo que valgo" No resignarse a la pérdida.
Persistir tozudamente en recuperar un amor perdido:
13.- "Dios me va a ayudar", "Me hice echar las cartas" o "Me hice la carta astral"
14.- "Intentaré nuevas estrategias de seducción"
15.- "Mi amor y comprensión lo curarán" No resignarse a la pérdida.
Alejarse, pero no del todo:
16.- "Voy a dejarlo poco a poco"
17.- "Sólo seremos amigos"
18.- "Sólo seremos amantes"
"Todos obedecen a la misma necesidad: retener la fuente de apego
mediante el autoengaño".
"Si logras observar las cosas como realmente son, dejando las parcialidades
y las mentiras a un lado, tus esquemas irracionales comenzarán a tambalear.

Aunque te duela el alma y tu organismo entre en crisis de abstinencia,
no hay otro camino.
Además, tal como decía Jalil Gibrán: "Si no se rompe, ¿cómo logrará abrirse tu corazón?".

Pretendemos que las relaciones de pareja nos vayan bien
cuando muchas veces no hemos superado nuestros propios conflictos internos,
una persona con una baja autoestima necesitará a los demás para rellenar vacíos,
para sentirse bien, como una necesidad,
estará continuamente adivinando o queriendo adivinar lo que la otra persona
pensará sin preguntarse si realmente esa persona es merecedora de su amor.
Se convierten en relaciones tóxicas muchas veces y
que generan en las personas dependencias emocionales negativas.

miércoles, noviembre 14, 2007

Buscando la felicidad...

Recorría el bosque profundo e intenso, ahí recordé, mi pasado más inmediato,
solitario como mi presente e incógnito como el futuro,
me di cuenta que la tristeza movía el oscuro banderín sobre la cumbre de mi corazón, que late cada vez con menos fuerza.

Ahí me di cuenta que tenía que volver a renacer,
darme fuerza para seguir hacia adelante, con mi frente en alto,
observando el horizonte que se pierde a través del infinito hilo entre el cielo y las estrellas.

La soledad invade mi pensamiento pero yo mismo me apunto
- Te quiero soledad, pero ya es hora de ir partiendo de ti -
Una luz mágica me espera, para esta gran aventura de la vida,
una existencia dura pero solemne, donde tengo que enfrentarme a mi mismo para hallar la verdadera esencia de mi ser.

Miro la luna y veo cada noche su brillante luminosidad tan intensa.
Olfateo las hermosas flores donde la naturaleza es la reina que rodea
este magnífico bosque.

En medio del silencio puedo oír los ruidos de los pájaros cantando,
el sonido de las maravillosas cascadas cristalinas que cuando las contemplo
son como un espejo, donde llego a sentir las lágrimas que salen de mis mejillas,
porque me desahogo congotas en mi rostro, pero a su vez reacciono
y me doy cuenta que este cuento de mi vida continua y que debo empezar
a escribir una nueva página de mi historia.

De repente veo caer un ángel del cielo y con su esplendor me doy cuenta
que llegó, para darme un toque de felicidad, y con sus destellos,
observo mas allá de su alma, que me hace alcanzar la plenitud y la paz
que tanto merece mi espíritu y mi corazón.

Comencé desde ya a amar la vida, sé que día a día debo cultivar una semilla
y la alegría de un nuevo ser, a pesar de las adversidades,
tengo que descubrir cada vez más mi templo, lleno de tesoros invalorables.

El tiempo se apodera de mis decisiones y siempre me acompaña ese niño
que cada uno lleva por dentro, mi alma mas que nunca sigue estando viva,
joven y refleja la frescura que hay dentro de mi, porque me he dado cuenta
que la vida la quiero a mi lado, que no quiero que mi alma abandone mi pecho,
no me quiero perder en el sendero, quiero rescatar la fuerza que tanto necesito
para seguir, quiero sentir como late mi intenso corazón.

Quiero apreciar cada nuevo amanecer, la pureza del amor
y la alegría de que sigo estando vivo, ahora más que nunca,
me entrego a los designios del creador, porque el tiene para mi muchas sorpresas,
por ello le concedo mi alma y mi destino, yo guiare mi camino,
teniendo siempre la esperanza de una vida mejor llena de sueños,
de luces y aventuras, las que quiero explorar.

Amo mi vida, no quiero perderla, necesito tener la razón y los sentimientos
en una balanza de equilibrio.

Me doy paso hacia la búsqueda de mi felicidad, pase lo que pase,
será una de mis grandes promesas, aunque el miedo me invada a veces,
es parte de esta historia, tengo que derrotar la gran muralla para pasar al otro lado
desconocido de ella, donde estoy seguro de encontrar los colores del inmenso arco iris,
en el que hallaré las inesperadas aventuras que me ayudarán a encontrar mi propio ser.

domingo, noviembre 11, 2007

Quisiera...

Quisiera ser quien este a tu lado y hacerte sonreír cuando estás triste.
Quisiera poder celebrar contigo cada logro.
Quisiera ser la luz en tu oscuridad.
Quisiera poder aliviarte las angustias.
Quisiera ser ese hombro que haga menos pesada tu carga.
Quisiera poder ser quien te de ánimo cuando sientas desfallecer.
Quisiera ser tu ángel,
Quisiera poder cuidarte cuando no estás muy bien.
Quiero ser tanto y no soy nada.

martes, noviembre 06, 2007

Quisiera ser...

Quisiera ser aquella persona que te quiera, te cuide y te proteja.
Quisiera ser un ángel que camine a tu lado cuando vayas sola o mal acompañada.
Quisiera ser tu guía, que te cuide noche y día
Quisiera ser tu sombra, tu eterna compañía.

No quiero que nada te pase, porque te quiero
tú no sabes que estoy a tu lado y que bebo tus lágrimas
aún cuando estás encadenada a tus problemas
pues quiero que sepas que siempre voy a estar a tu lado.

Quisiera ser esa persona que vela por tus sueños.

Quisiera ser esa persona que necesitas que te cuide y te valore,
porque tú para mi significas mi alegría...

sábado, noviembre 03, 2007

Mucho por aprender...

Aprendí que la mayoría de las cosas por las que me preocupo, nunca suceden.
Aprendí que cada logro, alguna vez fue considerado imposible.
Aprendí que nada de valor se obtiene sin esfuerzo.
Aprendí que la expectativa, es con frecuencia mejor que el suceso en sí.
Aprendí que aún cuando tengo molestias, no necesito ser una molestia.
Aprendí que nunca hay que dormirse, sin resolver una discusión pendiente.
Aprendí que no debemos mirar atrás, excepto para aprender.
Aprendí que cuando alguien aclara que se trata de principios y no de dinero, por lo general se trata de dinero.
Aprendí que hay que luchar por las cosas en las que creemos.
Aprendí que las personas son tan felices como deciden serlo.
Aprendí que la mejor y más rápida manera de apreciar a otras personas, es tratar de hacer su trabajo.
Aprendí que los días pueden ser largos, pero la vida es corta.
Aprendí que si tu vida está libre de fracasos, es porque no has arriesgado lo suficiente.
Aprendí que es bueno estar satisfecho con lo que tenemos, pero nunca con lo que somos.
Aprendí que podemos ganar un centavo en forma deshonesta, pero que más tarde este nos costará una fortuna.
Aprendí que debo ganar dinero, antes de gastarlo.
Aprendí que debemos apreciar a nuestros hijos por lo que son y no por lo que deseamos que sean.
Aprendí que el odio es como el ácido: destruye el recipiente que lo contiene.
Aprendí que planear una venganza, sólo permite que las personas que nos hirieron lo hagan por más tiempo.
Aprendí que las personas tienen tanta prisa por lograr "buena vida", que con frecuencia la vida pasa a su lado y no la ven.
Aprendí a no dejar de mirar hacia el futuro; que todavía hay muchos buenos libros para leer, puestas de sol que ver, amigos que visitar, gente a quien amar y viejos perros con quienes pasear.
Aprendí que todavía tengo mucho que aprender.

jueves, noviembre 01, 2007

Iluminar a los demás...

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente,
un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.
En determinado momento, se encuentra con un amigo.
El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.
Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo.

Entonces, le dice:
- Que haces Guno, tu ciego, con una lámpara en la mano?
Si tu no ves...
Entonces, el ciego le responde:
- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino.
Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria.
Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...

- No solo es importante la luz que me sirve a mi,
sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.
Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno
y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.
Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil...

Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás...
Cómo?
A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento...

Que hermoso sería si todos ilumináramos los caminos de los demás!