martes, abril 25, 2006

El Amor ....

Si tú te encuentras enamorado de una persona que no está enamorada de ti... no te reproches a ti mismo.
No hay nada de malo contigo, sino que el amor no eligió descansar en el corazón de la otra persona.
Si encuentras a alguien que esta enamorado de ti, y tú no lo amas, siéntete honrado de que el amor vino y tocó a su puerta, pero dulcemente rechaza el regalo que no puedes devolver.
Si tú te enamoras de alguien, y esta persona se enamora de ti también, y el amor elige irse, no intentes reclamarlo o culparlo.
Déjalo ir.
Hay una razón y un significado.
Tú lo sabrás a su tiempo.
Recuerda que tú no eliges al amor.
EL AMOR TE ELIGE A TI.
Todo lo que puedes hacer realmente es aceptarlo, por todo su misterio, cuando entra a tu vida. Siente como él te llena hasta derramarse, y entonces encuentra la manera de compartirlo.
Dalo a la persona que lo hizo nacer en tu vida.
Dalo a otros que sean pobres de espíritu.
Dalo alrededor del mundo, en todas las formas que puedas.
Es entonces que muchos que aman cometen un error, porque habiendo estado mucho tiempo sin amar, entienden el amor como únicamente una necesidad.
Ellos ven sus corazones como un lugar vacío que necesita ser llenado con el amor, y empiezan a ver el amor como si fuera algo que fluye para ellos en lugar de fluir desde ellos.
Acuérdate de eso, y mantenlo en tu corazón: el amor tiene su propio tiempo, sus propias estaciones, y sus propias razones para ir y venir.
Tú no lo puedes sobornar, coaccionar, motivar o insistir para que se quede.
Tú solo puedes abrazarlo cuando él llega, y repartirlo con los otros cuando el venga hasta ti.
Pero si él elige dejar tu corazón, o el corazón de aquel a quien tú amas, no hay nada que puedas hacer, y no hay nada que debas hacer.
El amor es y siempre será un misterio.
Alégrate de que él haya entrado a tu vida en algún momento.
Si tú mantienes tu corazón abierto, él vendrá de nuevo a ti.
El error es la única oportunidad de comenzar de nuevo de manera más inteligente.

domingo, abril 16, 2006

Buenos Deseos...

Te deseo primero que ames, y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es, sepas ser sin desesperar.
Te deseo también que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.
Y porque la vida es así, te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta, para que algunas veces, te cuestiones tus propias certezas.
Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo, para que no te sientas demasiado seguro. Te deseo además, que seas útil, mas no insustituible.
Y que en los momentos malos, cuando no quede mas nada, esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.
Igualmente, te deseo que seas tolerante: no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.
Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.
Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.
Te deseo que descubras, con urgencia máxima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.
Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, te sentirás bien por nada.
Deseo también que plantes una semilla, por mas minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuántas vidas está hecho un árbol.
Te deseo, además, que tengas dinero, porque es necesario ser práctico.
Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero frente a ti y digas: "Esto es mío", solo para que quede claro quién es el dueño de quien.
Te deseo también que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.
Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer, tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estén exhaustos y sonrientes, hablen sobre el amor para recomenzar. "Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo mas nada que desearte, sino que seas feliz".
Víctor Hugo

sábado, abril 15, 2006

Día o Noche...?

El maestro caminaba con sus discípulos.
Avanzaban apiñados aprendiendo de todos y de todo.
La sabiduría del Maestro sacaba tema de cualquier cosa:
animales, canciones, elementos de la naturaleza, refranes, acertijos...
Todo era nuevo o todo lo hacía nuevo.
Aquel día
era ya el atardecer-,
se le ocurrió preguntar:
Sabemos que ahora empieza la noche, pero ¿saben ustedes cuándo amanece?
¿Cuándo es de día?
Los alumnos demostraron su ingenio diciendo cada uno,
con más o menos tino y gracias:
"cuando distingues una cabra de un toro...
al lechero del guardia de tráfico...
un árbol de una farola...
una bombilla de un balón de fútbol...
un paraguas de una nube...".
El Maestro escuchaba e insistía para que siguieran discurriendo,
hasta que se agotaron las respuestas.
Al final dijo él con mucho aplomo y ternura.
Cuando miras a una persona y reconoces en ella a tu hermana o a tu hermano,
entonces es de día... Si no es así, sea la hora que sea, sigue siendo noche para ti.