domingo, marzo 25, 2007

Que te han enseñado a ver ?

Sgeun un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears están ersciats, la uicno ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera etsen escritas en la psiocion cocrrtea.
El rsteo peuden estar ttaolmntee mal organizadas y aun pordas lerelo sin pobrleams .
etso es pquore no lemeos cada ltera por si msima , vmeos lo que etsmosCodnicniaodos a ver .

La realidad no la vemos como es .sino como estamos predispuestos o condicionados a verla,
si estamos predispuestos a ver lo negativo y a fracasar, así encontraremos , nuestra realidad sin importar lo que tan buena sea la gente o lo maravillosas que sean oportunidades .
Si en cambio tenemos actitud positiva , tu mente sabra encontrar lo mejor para ti,
Solo por hoy eilje ser mas pvioisto , nataras la defirnecia .

miércoles, marzo 21, 2007

Amor en cajita de leche...

Dos hermanitos en puros harapos, uno de cinco años y el otro de diez,
iban pidiendo un poco de comida por las casas de la calle que rodea la colina.
Estaban hambrientos: "vaya a trabajar y no molesten", se oía detrás de la puerta;
"aquí no hay nada, pordiosero...", decía otro...Las múltiples tentativas frustradas entristecían a los niños...
Por fin, una señora muy atenta les dijo:
"Voy a ver si tengo algo para ustedes... ¡Pobrecitos!"
Y volvió con una cajita de leche. ¡Que fiesta!
Ambos se sentaron en la acera.

El más pequeño le dijo al de diez años:
"tú eres el mayor, toma primero...y lo miraba con sus dientes blancos, con la boca medio abierta, relamiéndose".
Yo contemplaba la escena como tonto...
¡Si vieran al mayor mirando de reojo al pequeñito...!
Se lleva la cajita a la boca y, haciendo de cuenta que bebía,
apretaba los labios fuertemente para que no le entre ni una sola gota de leche.
Después, extendiéndole la lata, decía al hermano:
"Ahora es tu turno. Sólo un poquito."
Y el hermanito, dando un trago exclamaba: "¡Está sabrosa!"
"Ahora yo", dice el mayor.
Y llevándose a la boca la cajita, ya medio vacía, no bebía nada.
"Ahora tú", "Ahora yo", "Ahora tú", "Ahora yo"...
Y, después de tres, cuatro, cinco o seis tragos, el menorcito, de cabello ondulado, barrigudito, con la camisa afuera, se acababa toda la leche... él solito.
Esos "ahora tú", "ahora yo" me llenaron los ojos de lágrimas...
Y entonces, sucedió algo que me pareció extraordinario.
El mayor comenzó a cantar, a danzar, a jugar fútbol con la caja vacía de leche.
Estaba radiante, con el estómago vacío, pero con el corazón rebosante de alegría.
Brincaba con la naturalidad de quien no hace nada extraordinario, o aún mejor, con la naturalidad de quien está habituado a hacer cosas extraordinarias sin darles la mayor importancia.
De aquél muchacho podemos aprender una gran lección: "Quien da es más feliz que quien recibe."
Es así que debemos amar.
Sacrificándonos con tanta naturalidad, con tal elegancia, con tal discreción, que los demás ni siquiera puedan agradecernos el servicio que les prestamos."
¿Cómo podrías hoy encontrar un poco de esta "felicidad" y hacer la vida de alguien mejor, con más "gusto de ser vivida"?
¡Adelante, levántate y haz lo que sea necesario!
Cerca de nosotros puede haber un amigo que necesita de nuestro hombro, de nuestro consuelo y, quizá aún más, de un poco de nuestra paz....

sábado, marzo 17, 2007

Me alegro de que existas...

El amor casi nunca tiene razones, o si las tiene, suelen ir a la rezaga del sentimiento como la cola de un cometa.
Primero, inexplicablemente, se nos descalabra el corazón y luego, tozudamente, el cerebro intenta darle un orden lógico al exabrupto, sin mucho éxito.

Y es cuando el amor hace mella, las estrategias de resolución de problemas, las buenas intenciones y los brebajes no encuentran el camino de la restauración, nada se opone al placer amoroso, nadie puede doblegarlo.

No existen razones manifiestas.

No hay demasiadas justificaciones y explicaciones, sino más bien un rotundo "porque si", tan irracional como hermoso. ¿Y por qué no?
El "te quiero" siempre implica ambición.
Suele incluir un "me perteneces" acaparador, cierta necesidad de posesión.

Un amor no posesivo, toma el anhelo y deja el dominio: "No te quiero para mi, ni siquiera te quiero para nada, sólo me gusta ser un observador de tu ser: ¡qué dicha que existas, independientemente de mi y más allá de mi!.

Para el filósofo Sponville, esa es la esencia del amor: la alegría de que el otro exista.
Así de escueto y maravilloso.

Es una felicidad esencial, radical. ¿Y dónde que la reciprocidad, la lucha por los derechos, el balance dador-receptor?
Queda justo antes: si violas derechos no puede haber alegría de que existas, por que me haces daño.
En condiciones de respetabilidad y reciprocidad, tu existencia se justifica a si misma en el amor, o mejor, el amor se justifica a si mismo en ti.

Los enamorados se miran hasta gastarse, se descubren, se maravillan, se hipnotizan, porque el otro es fuente de éxtasis.

¡Qué alegría que existas!

Quizás esta posición pueda parecer demasiado idealizada, ingenua o romántica, pero en realidad, cuando una pareja no manifiesta, así sea de vez en cuando, el gesto bobalicón típico de quienes están "felices de que el otro exista", es que el amor anda cuesta abajo o se perdió en alguna curva.

Nadie es nadie.

La ambición del otro, el deseo de ser siamés, no corresponde a un amor maduro y despojado de egoísmo.

El auto-respeto no es egoísmo, el absolutismo afectivo, si.
¿Cómo se expresaría un enamorado que se alegra de que ella exista?: "Te quiero porque te quiero, porque se me da la gana y aunque no quieras.

Te quiero cuando te siento coexistir y respirar al ritmo de mi respiración que no cesa de quererte.

No eres mía ni de nadie, te perteneces a ti misma, y yo sólo soy un voyerista que se deleita con tu paso por esta vida, que no es tuya ni mía, y aún así intentamos compartir.

Lo mismo diría una enamorada de su hombre.
El amor es la alegría de que alguien exista.
Lo demás sobra y los demás también.

Es la felicidad sentida de que tu naturaleza me hace cosquillas, justo ahí donde debiera.

domingo, marzo 11, 2007

Todavía hay primaveras...

El mundo se ha hecho muy problemático...
La gente vive muy tensa.
Pero todavía hay primaveras.
Y pajarillos que cantan.
Y algún arroyuelo de aguas limpias y transparentes.
Y algunas montañas con aire limpio y puro.
Y nidos de pájaros horneros en los postes del teléfono
y la electricidad.
Y golondrinas revoltosas revoloteando el atardecer.
Y noches tranquilas y calladas con estrellas claras
y brillantes.
Y algunos higos maduros en las higueras.
Y flores silvestres no pisoteadas.
Y algunas personas sin ambiciones posesivas, odios
recelosos y prisas febriles.
Y colibríes picoteando las flores.
Y mañanas serenas y radiantes.
Y amor sincero en algunos corazones.
No sé hasta cuando.
Pero todavía hay primaveras...

viernes, marzo 09, 2007

El sueño de Angeluz

El primer día de clases en la universidad, el profesor gentilmente se presentó y nos pidió a cada uno de nosotros que buscáramos dentro del aula de clases a alguien que no conociéramos y nos presentáramos uno con el otro.
Yo estaba buscando a cualquier compañero, cuando de repente sentí una mano gentil que tocó a mi hombro. Mi di media vuelta y observé a una viejecita cerrándome pícaramente el ojo derecho y regalándome una hermosísima sonrisa que la iluminaba por completo.
Ella me dijo: Hola Guapo. Mi nombre es Angeluz, sabes tengo ochenta y dos años ¿puedo darte un abrazo?. Me sonreí mucho y le dije: ¡Claro que usted puede! Y me dio un inmenso apretón, y yo sorprendido por el gesto le pregunté a la viejecita como sifuera una joven dama: ¿Porque te encuentras en la Universidad con tan avanzada edad?.
Ella me sonrió y respondió: Me encuentro aquí para buscar a un hombre millonario, casarme, tener una pareja de niños y luego retirarme a viajar por el mundo, y me dio una sonrisa pícara.
Se acercó nuevamente a mi, me volvió a dar un abrazo y en el oído me murmuro: Estoy motivada a aceptar un reto tan grande como este, soñar con tener una educación Universitaria, y ahora estoy cumpliendo mis sueños.
Después de clases fuimos al cafetín y compartimos un delicioso pedazo de torta de chocolate. Desde ese mismo momento nos hicimos grandes amigos, todos los días en los siguientes seis meses salíamos juntos del aula de clase y no parábamos de conversar.
Yo siempre me quedaba sorprendido escuchando a esta "Señora del Tiempo", que compartía conmigo toda su sabiduría y su conocimiento. Al transcurrir los años, Angeluz se convirtió en una líder dentro de la universidad, haciendo amigos fácilmente en cualquier sitio que fuera. Ella definitivamente disfrutaba de laatención incondicional de todos los estudiantes que la rodeaban.
Estaba dándose su gusto de vivir plenamente la vida. Al final del último semestre por elección popular de todos los estudiantes del curso la invitamos a dar el discurso de despedida de nuestra promoción.
Fue presentada y subió al escenario. Mientras acomodaba las tarjetas del discurso que nos ofrecería; se le cayeron al suelo. Desconcertada y avergonzada, tomo el micrófono y dijo espontáneamente:
*Lo siento estoy un poco nerviosa, me tome una cerveza por un gran amigo, y que afortunado me sentí, ya que, me señalo a mi, luego continuó y dijo:*Ah! Y además este delicioso Whisky me esta matando!. Como siempre sonrió y continuó diciendo:*Nunca recuperare mi discurso en orden, así que solo déjenme decirle solo lo que he aprendido en el transcurso de mi afortunada vida.
Mientras nos reíamos ella aclaró su garganta y empezó:*Nosotros no dejamos de jugar porque nos hacemos viejos; crecemos viejos porque dejamos de jugar, solo muchachos existen cuatro secretos para mi, para pertenecer jóvenes, la cual es ser felices e ir acumulando éxitos.
Tienen que dar su mayor sonrisa, tienen que buscar alegría y tener humor en todo lo que hagan, todos los días de su vida, tienen que tener muchos sueños, porque cuando pierdes los sueños, simplemente mueres.
Hay mucha gente caminando a nuestro alrededor que esta muerta y ni siquiera se han dado cuenta.
Existe una gran diferencia entre crecer y envejecer.
Si tienes veinte años y te quedas en tu habitación por un año entero sin hacer nada productivo por ti, al final estarás envejecido un año más y tendrás veintiún años, pero creciste?.
En cambio si yo a mis ochenta y dos años, me quedo en la habitación por un año sin hacer absolutamente nada, al final tendré ochenta y tres años, habré envejecido un año más, pero ya habré crecido lo que me tocaba en esta maravillosa vida.
Nadie deja de envejecer.
No se necesita ningún talento o habilidad especial para envejecer. La idea es de crecer y siempre esta la oportunidad en el camino de cada uno de nosotros.
Ahí concluyó el discurso cantando con valentía "EL GIRASOL MAGICO". Nos desafió a todos a estudiar con detalle la hermosa letra de la canción y a vivirla en nuestras vidas.
Cuando el año concluyó, Angeluz obtuvo el título Universitario que había empezado hacia muchos años atrás.
Dos semanas después de la graduación, Angeluz murió tranquilamente mientras dormía.
Más de tres mil estudiantes de la Universidad fueron a su funeral a rendir tributos a esa encantadora y maravillosa mujer que nos enseño con su ejemplo que nunca es tarde para realizar todo lo que se quiera ser.

LETRA DEL "GIRASOL MAGICO"

Muchos dicen que el amor es como un manantial, que ahoga a los delicados arbustos de sus orillas, muchos replican que el amor es como un filo de un cuchillo, que deja tu alma sangrando de dolor, algunos proclaman que el amor es como una hambrina, una interminable y dolorosa necesidad.
Yo digo que el amor es una hermosa flor mágica y tu solo eres la semilla.
Es el corazón temeroso de ser roto que jamás aprendió a bailar, es el sueño con miedo a despertar, que nunca aprovecho la oportunidad, es aquel que nunca quiso ser querido, y el alma con temor a morir, que nunca aprendió a vivir.
Cuando la noche ha sido muy solitaria y triste, el camino demasiado extenso, y piensas que el amor es solo para los afortunados y los mas resistentes, solo recuerda que en el invierno debajo de la profunda tierra descansa semillas que en primavera con el amor del sol se convertirán en esplendorosos girasoles mágicos.

domingo, marzo 04, 2007

¿Qué es el amor...?

El amor, una pregunta que no puedo contestarme
Aunque conozca la respuesta
Pero esta, no concreta
Que empezaré a describir después del punto
En más de un minuto.

El amor, una palabra formada por
Dos vocales y dos consonantes
Es una forma de expresar algo
Que no se puede ver, ni siquiera tocar
Una fuerza extraña que solo
Uno siente dentro de su alma.

El amor es más de lo que siente el corazón
Un sentimiento que te envuelve
En ocasiones te ciega, en otras te abre la mente.

El amor es dar sin pensar, sin mira atrás
Es sufrir sin reproche,
Es entregarse a otra alma, a otro corazón
Para formar uno solo,
Ambos con el fin de comprender la existencia en esta vida
En este mundo sin salida.

El amor es más que esta simple palabra,
Es algo que nunca se acaba,
Es felicidad, es vibrar cuando escuchas el sonido
De una voz que te cautiva de ese otro corazón.

El amor es el sol que alumbra el día
Que se oculta entre las nubes, para dar paso
A la luna, que por la noche, junto con las estrellas
Alumbran.

El amor es algo que a pesar de estos párrafos
No puedo describir
Pues nunca vería fin,
Algo que mi mente no logra comprender,
Pero lo que si se, es que el amor.

Es lo que todos esperan que llegue a su vida
Para curar heridas, para llenar de luz su interior,
Y exista ese bello resplandor como la luz del sol.

El amor es la esperanza para salvar a dos o más corazones
Para persistir en ellos por siempre hasta el fin de sus días
De esta maravillosa vida…